El informe de la Fiscalía sobre los incendios forestales registrados a mediados de octubre pasado concluye que “no se puede determinar” que hubiera algún tipo de tramas criminales, aunque observa que hubo situaciones de “alarma y pánico” en las redes sociales, indicó este lunes 2 el fiscal superior de Galicia, Fernando Suanzes.

En su intervención ante una comisión del Parlamento de Galicia que estudia medidas para prevenir incendios, Suanzes indicó que del 8 al 15 de octubre hubo 352 incendios en Galicia que quemaron 47.000 hectáreas de zonas de monte arbolado y matorral, y que dejaron cuatro víctimas mortales.

Destacó las condiciones extremas de temperatura y humedad, y apuntó que entre el 61 y el 87,7% de los fuegos parecen tener indicios de intencionalidad, pero apuntó que las investigaciones establecieron que, de 31 sospechosos, doce se atribuyen a fuego intencionado para limpieza de matorrales y catorce a actitudes pirómanas.

La Fiscalía aclara que “desde un punto de vista estrictamente jurídico no es terrorismo incendiario”

El informe concluye que de las investigaciones efectuadas en los lugares quemados “no se pudo determinar” que los incendios “obedezcan a una iniciativa criminal compleja de grupos de personas u organizaciones que actúen de forma coordinada o planificada y que persigan objetivos supraindividuales”.

Suanzes indicó que la Fiscalía no utiliza en su lenguaje la fórmula de tramas y opinó que calificar la situación de “terrorismo incendiario” puede ser usado “desde un punto de vista vulgar, ordinario o común” pero “desde un punto de vista estrictamente jurídico no es terrorismo”, una terminología muy utilizada en las redes sociales durante el pasado año.

Añadió que el Código Penal tipifica el terrorismo cuando concurren circunstancias tales como “subvertir el orden constitucional” hasta el punto de “provocar un estado de terror entre la población”.

El fiscal superior de Galicia respondió así a algunas preguntas de los diputados sobre las declaraciones del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, que el pasado 16 de octubre atribuyó aquellas muertes y la quema de miles de hectáreas de zona forestal al “terrorismo incendiario”.

Opinó que los incendios de octubre pasado parecen más obra de individuos que actuaron de manera aislada y no de forma concertada o coordinada.

Suanzes también reiteró que la Fiscalía no es partidaria de endurecer las penas contra los autores de incendios por considerar que la actual legislación, que establece condenas de hasta diez años de reclusión, que pueden alcanzar hasta veinte años en caso de muerte de personas, son “suficientes”.

En su observaciones aludió a los “rumores” que se propagaron por las redes sociales, a través de internet, que generaron “situaciones de alarma y pánico”.

En las investigaciones posteriores, sin embargo, las autoridades judiciales y policiales constataron que tales rumores en las redes sociales eran producto de meras “sospechas” y “opiniones” sobre supuestos incendiarios.

El fiscal superior señaló que las causas de los incendios son principalmente la propagación del fuego durante las quemas para limpieza del monte, y en menor medida la piromanía, los conflictos vecinales o el vandalismo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here