Interovic recuerda la caída del 50% del consumo de ovino en la jornada de transhumancia

0
12

      Para INTEROVIC, ésta es una ocasión única para que opinión pública, ciudadanos y consumidores no olviden que el sector ovino español hace posible que la trashumancia siga realizándose, y su forma de hacerlo es vendiendo corderos, por eso, sin consumo la trashumancia no tiene futuro.

      Es muy importante destacar, asimismo, que este desplazamiento del ganado desde las dehesas de invierno a los pastos de verano contribuyen a la mejora forestal evitando incendios y desertización.

      Además, recuerda, favorece la biodiversidad, modela y preserva el paisaje y permite configurar una red de vías pecuarias capaces de impulsar la diversificación de la economía rural. Actúa como factor coadyuvante para el sector turístico ya que muchos es realmente un atractivo presenciar el paso del ganado por las calles de Madrid, en una tradición con más de seis siglos.Es importante destacar también la recuperación e integración ambiental de las vías pecuarias, así como, campañas de información y sensibilización y la sostenibilidad de la trashumancia.

Situación del sector del cordero y lechal en España (datos oficiales 2009-2014)

      Asimismo, coincidiendo con este acto, INTEROVIC ha hecho público un estudio sobre a situación del sector en los últimos cinco años,En e mimo, se destaca que el sector del ovino español "arrastra una crisis sin precedentes, una situación grave ante la que el sector ha decidido actuar con carácter de urgencia".

      Según los datos validados por la Comisión de precios y mercados del ovino de la Unión Europea –con datos del periodo 2009-2014 (el año en vigor ya con cifras oficiales) confirman que la produccion ovina española ha pasado de 140.583 toneladas en 2009 a 127.158 en 2014, lo que representa un descenso del 10%. En número de animales, pasa de 16 millones en 2009 a 12 millones en 2014.

     En cuanto al número de sacrificios, el descenso en el periodo es de un 18% al pasar de los 133.300 toneladas en 2009 a los 109.120 de 2014.  Una coyuntura que tiene en el descenso del consumo su máximo indicador con una caída que supera el 40% en el citado periodo al pasar de 2,80 kilos per cápita en 2009 a 1,70 kilos per cápita en 2014.

Descenso del consumo que no puede absorber la exportación

     Un descenso que llega al 50% si tenemos en cuenta el periodo que va de 2007 a 2014 al pasar de 3,1 kilos per cápita en 2007 a los citados 1,70 kilos del año en curso. Esta caída de consumo, que en el conjunto de la carne fresca durante 2013 ha sido del (-0,4%), y en el caso del ovino-caprino del (-1,6%), según los datos del Consumo Alimentario en España facilitados por el Magrama.

      Otro indicador que pone en evidencia la situación de crisis del sector ovino es el denominado “Índice de Autosuficiencia” a través del cual se mide el diferencial de lo que se produce y lo que se consume. Sólo en 2013, esta diferencia fue del 54% y, según los datos disponibles en 2014, la tendencia va en aumento cifrándose hasta ahora en un 62%.

      Por último,el informe hace especial hincaié en que "es importante destacar, asimismo, que la exportación no puede asumir este excedente resultante entre producción y consumo del mercado interno debido a las trabas que se encuentra el sector en el mercado europeo, un mercado que demanda piezas de mayor tamaño y, por tanto, mayor edad del animal".

Respaldo del Magrama a esta actividad

     Por su parte, el secretario general de Agricultura y Alimentación, Carlos Cabanas, ha resaltado el valor de la Fiesta de la Trashumancia “cuyo objetivo es reconocer el acervo cultural y el valor medioambiental de la actividad ganadera trashumante y acercarla al público de Madrid”.

    Una actividad, ha añadido, que “impulsamos y apoyamos un año más”, en colaboración con el  Ayuntamiento de Madrid, para dar respuesta a la gran expectación que despierta entre los ciudadanos, “que tienen hoy la oportunidad de acercarse y conocer el trabajo de los pastores y de sus rebaños”.

      Asimismo, ha subrayado la necesidad de garantizar y fomentar el movimiento de ganado en la gran red nacional de vías pecuarias “ya que contribuirá al mantenimiento de un legado histórico, cultural y paisajístico único en Europa, del que podrán disfrutar otras generaciones” ha concluido Cabanas.