La Guardia Civil investiga a una mujer de 61 años de Granada acusada de un delito contra la administración de justicia por denunciar el falso robo de un rebaño de más de 261 ovejas para ocultar que habían muerto en su finca.

Según ha explicado en un comunicado este cuerpo armado, ha puesto a disposición judicial como investigada a una mujer de 61 años por denunciar en falso un delito.

La investigada es propietaria de un rebaño de ovejas y acudió al cuartel de la Guardia Civil de Iznalloz (Granada) el pasado mes de junio para denunciar que le habían robado 261 de estos animales.

En su denuncia expuso que durante la madrugada del día 26 alguien rompió la valla perimetral de la finca y sustrajo 220 ovejas grandes, 27 ovejas con menos de un año, 8 cabras y 6 chotos con la ayuda de perros, por lo que tuvo que ser alguien con conocimiento de pastoreo.

La patrulla del Seprona de la Guardia Civil de Guadix se hizo cargo de la investigación del falso robo de los animales y realizó una inspección ocular en la finca.

Tras recorrer muchas hectáreas de terreno, los agentes encontraron 40 bolos ruminales electrónicos pertenecientes a otras tantas ovejas muertas y comprobó que se correspondían a las ovejas denunciadas como robadas, por lo que, evidentemente, no pudieron ser robadas y la denuncia no era correcta y se trataba de un falso robo.

Dos detenidos por el robo de 80 ovejas en Extremadura

Por otra parte, la Guardia Civil ha detenido a dos vecinos de la localidad pacense de Navalvillar de Pela como presuntos autores de la sustracción de ochenta ovejas de una explotación ganadera de Villanueva de la Serena. El responsable de una explotación denunció en agosto que le habían robado ochenta ovejas de la raza ‘Idelfran’, valoradas en unos 3.600 euros, además de 80 litros de gasoil y diferentes herramientas.

Con el desarrollo de la investigación, el equipo ROCA de la Guardia Civil de Villanueva pudo averiguar e implicar a dos vecinos de Navalvillar de Pela con numerosos antecedentes. Presuntamente, tras sustraer los animales, los trasladaron y vendieron al encargado de una explotación del municipio cacereño de Madrigalejo, informa el cuerpo en nota de prensa.

Ante estos hechos, se instruyeron diligencias contra el responsable de esta finca como investigado por un presunto delito de receptación, ya que compró las cabezas de ganado, supuestamente, a sabiendas de su procedencia ilegal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here