Agentes de la Guardia Civil en colaboración con el Servicio de Sanidad Animal de Murcia y gracias a la colaboración ciudadana han esclarecido unos vertidos ilegales de purines desde una granja de Orilla del Azarbe a una acequia, así como el abandono de medio millar de cabezas de ganado porcino y la captación ilícita de aguas del acuífero por parte del propietario de la granja.

En la operación ‘Lixiviado’ ha concluido con la instrucción a este propietario de diligencias como presunto autor de dos delitos contra los recursos naturales y el medio ambiente y delito de usurpación de aguas.

‘Lixiviado’ se inició cuando el Seprona recibió unas informaciones acerca del supuesto vertido de purines a una acequia por parte de una explotación ganadera ubicada en la Orilla de la Azarbe.

Los guardias civiles se desplazaron hasta el lugar y, tras inspeccionar la zona, lograron localizar el punto de vertido directo de purines hacia la acequia y el origen de los mismos.

Las instalaciones donde se alojaban los animales no reunían las condiciones higiénico-sanitarias mínimas para la estancia de los mismos.

Durante la inspección los agentes también localizaron en la granja un sondeo ilegal de agua que era utilizado para el consumo de los animales y de la propia instalación.

En la explotación porcina fueron localizados aproximadamente 500 cerdos, desconociendo si la misma aplicaba y mantenía los programas y normas sanitarias, por lo que se solicitó al Servicio de Sanidad Animal la presencia de un inspector veterinario, quien procedió, en un primer momento y dadas las múltiples irregularidades, a la inmovilización del ganado porcino para el posterior desalojo de los mismos por resolución de la citada Dirección General.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here