Italia defiende un frente mediterráneo agrario con España y Francia ante la nueva UE

0
13

       Cuando se hable de la Estrategia 2020 de la Unión Europea (UE) y otros debates, la agricultura y el sector agroalimentario "no podrán sectores marginales", sino ser "ejes fundamentales", ha afirmado el ministro.

     En su opinión, deben dar "un paso al frente", más allá de "la ideología de la austeridad, donde sólo cuentan los guarismos de algunos valores y no la economía real". Sin un "alma fuerte", concentrado en esa economía real en Europa, "estamos fuera de rumbo", ha señalado.

Mayor defensa de las D.O. y trabajo conjunto en aceite y vino


     Sobre las posibles áreas concretas de cooperación con el Gobierno español, ha respaldado que ambos países pidan que el Banco Europeo ayude a los jóvenes empresarios que quieran apostar por el sector agrario, así como la colaboración en el hortofrutícola y de cara a la supresión de las cuotas lácteas.

     También ha citado la protección y garantía de las Denominaciones de Origen e Indicaciones Geográficas Protegidas, y el trabajo conjunto en áreas como el vino y el aceite de oliva y en la lucha contra el fraude.

     La innovación y las nuevas tecnologías -ha recordado que la UE ha proyectado 4.000 millones para los próximos años- debe ser otro de los pilares comunitarios, junto a la potenciación de la agricultura ecológica y las mejoras previstas en etiquetado y trazabilidad.

      En su intervención, ha destacado la importancia de la Política Agraria Común (PAC) para el mantenimiento del sector primario italiano, con 1,2 millones de empresas, de las cuales 50.000 son de agricultura biológica, un sector que ha logrado revitalizar el sur del país. También ha animado a la UE a aprovechar nuevas oportunidades.

     En los próximos quince años, 800 millones de ciudadanos entrarán en la franja de la clase media, tras superar el umbral de la pobreza, lo que abre un gran potencial para crear "una nueva economía" con la agricultura y el sector agroalimentario y la Dieta Mediterránea como ejes protagonistas, ha apuntado.

     El relevo generacional en el campo será una de las prioridades de la próxima presidencia italiana de la UE y uno de los principales retos para países como Italia, donde los agricultores mayores de 60 años triplican a los que tienen menos de 40.

     Ha recordado que Bruselas debe responder al reto de la soberanía alimentaria del planeta, que tendrá 9.000 millones de habitantes para 2050 y, precisamente, este asunto será uno de los ejes de la próxima Exposición Universal de Milán de 2015.

Respaldo de España para compartir un espacio común


     La ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, quien presentó a su homólogo italiano en el Foro, resaltó en su intervención que ambos países comparten la misma visión sobre la importancia de la PAC y su apuesta por una agricultura sostenible que pueda alimentar, con calidad y seguridad alimentaria, a la población europea y mundial.

     Ha recordado que coinciden en las ideas sobre los cambios que son necesarios para vertebrar la cadena alimentaria, concentrar la oferta, acceder a los mercados, defender los sellos de calidad y aprovechar las oportunidades que ofrecen las nuevas tecnologías.

      "Italia y España compartimos un espacio fundamental para la agricultura, el medio ambiente, la alimentación y la vida" y, además, "defendemos y practicamos la Dieta Mediterránea", declarada patrimonio cultural e inmaterial de la Humanidad, ha destacado.