ITENE participa en un proyecto europeo para optimizar la logística forestal

0
19

     El sistema utilizará sensores remotos, vehículos aéreos no tripulados y sistemas de información topográfica que permitirán "capturar todos los datos del bosque que se necesitan para todo el proceso de explotación forestal". Además, todos los datos se incorporarán a un modelo digital de bosque que permitirá simular las operaciones de talado y traslado de la materia forestal.

     También está previsto que se integren tecnologías inteligentes que ofrezcan datos sobre la variedad de los árboles y sistemas de radiofrecuencia que permitan rastrear todo el material a lo largo de toda la cadena de suministro. La aportación de ITENE a este sistema se centra en buscar soluciones que "optimicen" todo el proceso logístico desde que se marca cada tronco, hasta que llega a la serrería.

Permitirá a cada empresario conocer el proceso de cada tronco

     Así, a través de etiquetas RFID se pueden clasificar los troncos y en función de calidad, tamaño, grosor, entre otros, se pueden tomar decisiones de tala o traslado. Asimismo, esas mismas etiquetas permiten al propietario "conocer el proceso de cada tronco y evitar pérdidas".

     Para obtener toda esa información sobre toda la materia "es necesario colocar puntos de control de las tarjetas y contar con camiones ‘inteligentes’ que incorporan lectores de tarjetas para leer y ofrecer toda la información". La experiencia de ITENE permitirá también desarrollar un modelo de decisión de ubicaciones "óptimas" de los puntos intermedios de almacenamiento de troncos y de las instalaciones madereras, así como de cálculo de rutas óptimas para el transporte hasta dichas instalaciones.

     También se desarrollará un modelo de planificación de las carreteras y necesidades de mantenimiento en función de la previsión de tráfico y volumen de madera a transportar en dichos viales. Según ha destacado ITENE, "las montañas suponen el 35 por ciento de la superficie terrestre de Europa y está cubierta, en su mayor parte por bosque".

     Estos espacios "juegan un papel significativo en la economía de montaña, asegurando el empleo en tareas como la siembra, mantenimiento, cosecha, tala, procesamiento de la madera, la biomasa, la producción de papel, entre otros".