Jerez pone en marcha un plan especial para poner en valor su zona de viñedo

0
5

    La redacción del Plan Especial constituye la primera fase de un proyecto más amplio cuyas líneas generales se presentaron hace unos meses, tal y como ha recordado la alcaldesa; “una vez se apruebe ya estará a vuestra disposición y desde el Ayuntamiento seremos colaboradores de todas las iniciativas que se pongan en marcha para relanzar el territorio de viñas”.

    Este Plan Especial define las actividades y usos que se pueden llevar a cabo en el territorio de viñas y agiliza su tramitación al contemplarlas y regularlas en un único documento, eliminando así la necesidad de elaborar proyectos de actuación específicos para cada actuación que ralentizarían los procedimientos. “El principal objetivo es regular los usos y actuaciones y agilizar los plazos lo máximo posible, queremos que el Ayuntamiento deje de ser un problema y se convierta en un aliado del emprendedor. Es por ello que ponemos a vuestra disposición un instrumento más para facilitar las cosas”, ha explicado.

Un PGOU específico para el viñedo

    El territorio de viñedos está catalogado en el PGOU en su mayor parte como suelo no urbanizable con especial protección-viñedos y tiene superficie aproximada de unas 9.000 hectáreas. “Es como un PGOU específico para el campo que permite poner en marcha iniciativas de desarrollo económico y a la vez nos garantiza la protección del patrimonio existente”, ha señalado.

   En este sentido, María José García-Pelayo ha subrayado que Jerez tiene grandes valores y potencialidades y “desde el Ayuntamiento se trabaja en distintos proyectos destinados a sacar el mayor rendimiento a los recursos existentes, como es el caso de las instalaciones de Sementales, en donde se prevén una primera fase de rehabilitación para integrar este equipamiento en la ciudad, o el impulso dado a Vinoble”.

    Por su parte, el presidente del Consejo Regulador, tras dar la bienvenida a los asistentes, ha destacado “el atractivo y la importancia de este proyecto para nuestro vino y su conocimiento”, destacando que “los viñedos de Jerez cubren una gran superficie de terreno de albariza de una belleza paisajística única que contienen cortijos y caseríos de gran importancia”. 

    La idea de hacer un plan de promoción del territorio de viñas – según ha explicado Antonio Saldaña- surgió de “una visión de los agricultores, en concreto de Cristóbal Cantos, secretario general de Asaja, que fue el primero que nos habló de esta iniciativa y nos dijo que le gustaría que Jerez fuese algo parecido a la Toscana o al Napa Valley, para que la zona de viñedo  se convierta en un importante atractivo cultural y turístico más. A partir de esa idea, la alcaldesa planteó unos objetivos y un plan de acción concreto que es el que estamos siguiendo”.

Un proyecto de tres fases

    El Plan del viñedo se va a desarrollar en tres fases, según ha explicado Antonio Saldaña; una primera que es la redacción  de este Plan Especial, y que es la que cuenta con una mayor participación de la Administración Local; una segunda fase consistente en la dotación de las infraestructuras básicas y generales, bien mediante la iniciativa privada o público-privada; y la tercera que es la destinada a la comercialización y difusión del proyecto, en el que se trabajará de la mano con propietarios y empresarios.

    Tal y como ha reseñado Agustín Muñoz, la Delegación de Urbanismo  ya finalizó la redacción del Plan Especial y actualmente se está elaborando el Estudio de Impacto Ambiental que necesariamente acompaña a este tipo de documentos; una vez esté concluido la Junta de Gobierno Local aprobará inicialmente el Plan Especial, que deberá de recibir los informes sectoriales de las administraciones competentes antes de ser aprobado definitivamente por el Pleno.

    El principal objetivo del Plan Especial es definir, de acuerdo con la normativa andaluza, las actividades que pueden ser consideradas como de Interés Público en la zona de viñedo, así como establecer las condiciones que éstas deberán cumplir. “Al ser un Plan Especial que sirve como paraguas legal a un amplio grupo de actividades, se evita tener que elaborar proyectos de actuación individualizados que alargarían los trámites”, ha señalado Agustín Muñoz.

    Dentro de los tres tipos de usos y actividades que se recoge en el PGOU en suelo no urbanizable, el Plan Especial regulará en un único documento un amplio abanico de Actuaciones de Interés Público en suelo no urbanizable, que se dividen en cuatro grupos: viviendas vinculadas a explotaciones del sector primario, que podrán construirse en los espacios contemplados en el Plan y conforme a una serie de requisitos; el segundo grupo son bodegas e industrias vinculadas a los viñedos, las cuales se admitirán siempre que estén ligadas a la producción de la propia finca.

    El tercer grupo de actividades regulados por este Plan Especial se relacionan con la implantación, en edificios ya construidos, de equipamientos y usos recreativos vinculados al medio rural o natural, como son centros ecuestres, granjas escuela y equipamientos  sanitarios, religiosos y educativos.

   Y en cuarto lugar, se contempla un grupo de usos relativos a instalaciones hoteleras y hosteleras; en este  caso, con el fin de preservar el patrimonio ya existente, se contemplan actuaciones de rehabilitación en edificios para ventas, restaurantes, mostos y hoteles.

   El PGOU contempla también otro grupo de usos considerados Actuaciones de Interés Público, si bien, para que se puedan instalar requieren de la tramitación de un plan específico, y por tanto no están regulados por este Plan Especial. Son actuaciones relativas a infraestructura de comunicaciones y servicios y al aprovechamiento de energía renovable que requerirán de una tramitación diferente.

   Asimismo, el PGOU regula también usos que no se consideran Actuaciones de Interés Público, que son los que no requieren de un proyecto de actuación y, por tanto, no son objeto de este Plan y se pueden implantar directamente, pidiendo licencia.