Juncker será el presidente del Gobierno europeo los próximos cinco años

0
8

EFE.- Juncker, que ha conseguido 422 votos a favor y 250 en contra, fue predesignado candidato para el cargo por el conservador Partido Popular Europeo (PPE), la formación que consiguió mayor representación en la Eurocámara en los comicios del pasado 25 de mayo.

Se trata de la primera vez que en cumplimiento del tratado de Lisboa (2009), se elige a un presidente de la CE predesignado previamente por su partido político europeo y que se ha vinculado la elección del jefe del Ejecutivo comunitario del voto ciudadano.

En su discurso de investidura, el expresidente del Eurogrupo hizo un discurso a favor de la “Europa social de mercado”, un guiño a socialistas y ecologistas, al tiempo que tranquilizó a los conservadores y liberales de la Eurocámara haciendo una defensa férrea de las reformas y el respeto a la disciplina fiscal.

Si bien admitió “errores” durante la gestión de la crisis -cuando él presidía el Eurogrupo y se aprobó el primer rescate a Grecia-, también señaló que la toma de decisión durante la crisis “fue como reparar un avión en llamas en pleno vuelo”.

Como medida concreta para relanzar el crecimiento y el empleo, Juncker propuso promover un plan de inversión de 300.000 millones para los próximos años entre el sector público y privado y ampliar la garantía juvenil de los 25 a los 30 años, entre otras medidas.

Dentro de la Eurocámara, Juncker recibió el apoyo del PPE, así como de buena parte de los socialdemócratas (S&D) -con la excepción de británicos y españoles que se expresaron en contra- y los liberales (ALDE).

Verdes, Izquierda Unitaria (GUE/NGL), Conservadores y Reformistas (ECR), y el grupo de la Europa por la Libertad y la Democracia Directa (EFDD) han votado mayoritariamente en contra.

Juncker ha sobrepasado el resultado necesario con más margen del esperado, y que necesitaba al menos 376 de los 751 eurodiputados.

Entre los españoles, más de la mitad de los 54 eurodiputados españoles (28) ha votado en contra del luxemburgués (PSOE, IU, ICV, Podemos, ERC y Compromís).

El eurodiputado socialista español Ramón Jaúregui indicó a la prensa que su delegación “decidió un voto contrario a Juncker en virtud de las circunstancias políticas que vivimos en España”, y agregó que “lo que importa es que hay un presidente de la CE con renovada fuerza democrática”.

“No puedo más que reconocer que su discurso abre una ventana de oportunidad y que ojalá seamos capaces de materializar en un cambio en la política económica y social de la UE”, argumentó Jaúregui.

Por su parte, el jefe de la delegación española del PP en la Eurocámara, Miguel Arias Cañete, consideró que “hoy es un día histórico en el que se ha dado cumplimiento al Tratado de Lisboa”.

Agregó que “el resultado de la votación en el PE es un magnífico resultado que le habilita para poner en marcha su programa más ambicioso”.

Arias Cañete consideró que votar en contra de Juncker es situarse “al lado de los euroescépticos, de los eurófobos, de la extrema derecha francesa (…) El voto tenía que ser para Juncker, para apostar por una Comisión potente que pueda dar respuesta a las inquietudes de los ciudadanos”.

A favor de Juncker han votado los 16 eurodiputados del PP, el parlamentario de Unió Democràtica, los eurodiputados de Convergència y PNV, los de Ciutadans, así como dos de los cuatro eurodiputados de UPyD (Francisco Sosa Wagner y Fernando Maura).

Maura, que es vicepresidente del grupo liberal europeo ALDE, explicó ese voto mayoritario por Juncker después de que el luxemburgués haya aceptado algunas de sus condiciones.

Beatriz Becerra y Maite Pagazartundua (UPyD) han optado por la abstención, la consigna del partido de Rosa Díez en Madrid.

El sucesor de José Manuel Durao Barroso deberá ahora conformar un colegio de comisarios, negociación que empezará este miércoles en la cumbre extraordinaria en que los líderes europeos acabarán de dibujar el reparto de altos cargos de la Unión para los próximos cinco años.

“Espero contar con las suficientes candidaturas de mujeres”, señaló Juncker en rueda de prensa tras ser elegido y tras haber declarado los últimos días su preocupación por la escasez de candidatas mujeres por parte de los Gobiernos nacionales para formar parte de la próxima CE.