La actividad exportadora hace de España una potencia agroalimentaria a nivel mundial

0
8

   El ministro ha explicado que a estos resultados han contribuido de manera especial las frutas y hortalizas, aceite, bebidas, pescados y carnes, y despojos comestibles. Entre ellos, la carne mantiene “una clara vocación exportadora”, con una variación media del saldo, en el periodo de 1995 a 2012, del 51,8%.

    Según Arias Cañete, el fundamento de esta posición del sistema agroalimentario, tanto en nuestro mercado como en los exteriores, está en nuestras explotaciones agrícolas y ganaderas. No obstante, el ministro ha precisado que estas explotaciones atraviesan por una serie de dificultades “que no permiten cubrir las expectativas que cabría esperar de una actividad económica de tanto impacto”, entre las que destaca el elevado precio de los costes de alimentación.

Mejorar la rentabilidd de las explotaciones

   Para poner los medios y ofrecer los incentivos necesarios para mejorar la rentabilidad económica de las explotaciones, Arias Cañete ha indicado que su Departamento está impulsando los proyectos de ley de mejora de la cadena alimentaria, y de integración de cooperativas y otras entidades asociativas (ahora en tramitación parlamentaria).  

    El objetivo de estos proyectos, ha detallado, “no es otro que conseguir que la posición de las explotaciones agrícolas y ganaderas sea adecuada a su peso e importancia en el conjunto del sistema, y que de ellas se derive una remuneración que esté en consonancia con su contribución al complejo proceso de abastecimiento a los consumidores”.

    Asimismo, Arias Cañete ha indicado que, junto a estas medidas, el Ministerio ha puesto en marcha dos iniciativas relevantes. Por un lado, el Programa de Innovación, Investigación y Desarrollo para el Sector Agroalimentario, incorporado a la Estrategia Española de Ciencia y Tecnología y de Innovación 2013-2020, y en cuyo marco se inserta el Plan para el fomento de la innovación en la producción ganadera 2013-2015, dotado con 8,6 millones de euros. Su propósito, ha dicho, es optimizar los costes de producción y, en particular, los de alimentación de los animales.

   Y en segundo lugar están las Líneas Estratégicas para la internacionalización del sector agroalimentario, con el que se persigue, además de tratar de incrementar las exportaciones, favorecer una mayor presencia e influencia de la industria y la distribución española en los mercados internacionales menos explorados.

Le preocupa hallar una solución a la ganadería en la PAC

    En el ámbito comunitario, ha añadido el ministro, la acción del Ministerio se orienta a lograr que la reforma de la PAC “se lleve a cabo en el tiempo necesario para que nuestra diversidad productiva, la más amplia de la Unión Europea, pueda adaptarse sin perjuicio para la actividad agroindustrial, el empleo que sustenta y el conjunto de la economía española”.  

    En este sentido, Arias Cañete ha asegurado que su principal preocupación, en relación con la ganadería, es la de “encontrar una solución adecuada a nuestro particular modelo de ganadería sin tierra, para la que esperamos contar con la colaboración del Parlamento Europeo, cuyas propuestas van en línea con lo que hemos acordado en el Consejo de Ministros de la Unión”.

    Finalmente, el ministro se ha referido a los trabajos emprendidos para el aprovisionamiento de materias primas para la alimentación animal. A este respecto, “defendemos la ampliación, en el marco de la estrategia europea, del uso de proteínas animales transformadas, autorizadas en acuicultura, a otras categorías, cuando el desarrollo de métodos de detección en laboratorio así lo permita”. Igualmente se apoyan las iniciativas que está adoptando la UE respecto al fomento de las proteínas vegetales.

    Asimismo, Arias Cañete ha afirmado que “estamos claramente posicionados en cuanto al uso de tecnologías probadas, que pueden aportar soluciones al abastecimiento de productos propios a incorporar en la fabricación de alimentos para el ganado”. En este sentido, la biotecnología, a través de los cultivos modificados genéticamente, “debe formar parte de la solución, y así lo defenderemos en el seno de la Unión Europea”, ha concluido.