La acuicultura española mantuvo ventas en 2012 pero redujo sus beneficios

0
9

EFE.- Representantes la Asociación Empresarial de Productores de Cultivos Marinos de España (Apromar) y de la Organización Interprofesional de Acuicultura Continental (Aquapiscis) han declarado hoy a Efeagro que 2012 se caracterizó por una bajada de esos márgenes.

El gerente de Apromar, Javier Ojeda, ha afirmado que las ventas de lubina, rodaballo o dorada no han cambiado mucho, el consumo ha retrocedido un poco pero ha habido una caída fuerte de los precios, que se percibe en origen, en la primera venta.

El secretario general de Aquapiscis, Raúl Rodríguez, ha asegurado que los gastos en energía o en piensos para el pescado se han encarecido entre un 15 % y un 20 %.

Los acuicultores señalan que en el contexto actual el productor no puede repercutir ese encarecimiento en el precio de venta al consumidor.

Según Ojeda, en 2012 no se cerraron explotaciones, pero las piscifactorías marinas sufrieron problemas de crédito y de financiación: "la situación es complicada".

Los piscicultores han insistido en la competencia desleal que suponen las importaciones, porque el producto que llega de países terceros no cumple los mismos requisitos que el pescado o molusco criado en la Unión Europea (UE) e incluso en su obtención se han empleado fármacos prohibidos para la cría comunitaria.

"Las importaciones son una amenaza, si la gran distribución vende panga de Vietnam a 2,5 euros el kilo no se puede competir", según Rodríguez, que ha indicado que este problema afecta al mercado nacional y a los países de destino del pescado español como Alemania, Francia o el Reino Unido.

No obstante, el responsable de Aquapiscis ha destacado, como aspecto positivo, un repunte "ilusionante" del consumo de trucha, las pasadas Navidades, porque este pescado "ha recuperado su buena imagen" entre los españoles.

El pescado de acuicultura ha mantenido sus precios en Navidad, sin subidas, al contrario que el de otras especies salvajes, según ambas asociaciones.

La producción española acuícola alcanza 251.841 toneladas y un valor anual de 413,1 millones de euros, según datos del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

Unas 110 empresas se dedican a la obtención de pescados marinos, con una facturación de 246 millones de euros, según datos de Apromar correspondientes a 2011 (sin cifras de mejillón ni de ostra).

En cuanto a la piscicultura de agua dulce, destaca la producción de trucha, a la que se dedican 70 explotaciones, con ventas por valor de 51 millones de euros, según Aquapiscis.

Por otro lado, Apromar ha destacado que el sector requiere "una acción urgente" por parte del Gobierno, que por su lado anunció que estaba trabajando en una estrategia para este sector.

Entre otros problemas de esta actividad ha citado Apromar las "desproporcionadas" tasas de puertos a la acuicultura, la lentitud en la tramitación de concesiones, las restricciones en zonas de la red Natura 2000 y el "deficiente etiquetado" de los productos acuáticos en los puntos de venta al consumidor final.