La administración concursal de Clesa torpedea la venta de Cacaolat

0
17

EFE.- Fuentes jurídicas conocedoras de la causa han explicado a Efe que esta petición pone en peligro toda la estrategia que se había hilvanado desde el juzgado mercantil número seis de Barcelona.

Esta petición se basa en que Clesa es el accionista del 90 % de Cacaolat y que los dos grupos alimentarios pertenecen mayoritariamente a Nueva Rumasa, holding de la familia Ruiz Mateos que atraviesa graves problemas financieros.

El proceso de venta de Cacaolat se lleva construyendo desde hace tres meses y cuenta con el apoyo de la Generalitat de Cataluña, los sindicatos y los directivos de la empresa catalana para buscar grupos interesados en comprar el fabricante catalán de batidos, darle continuidad industrial al proyecto y salvar la mayoría de los empleos.

Los jueces deberán ahora decidir sobre la petición de los administradores concursales de Clesa y optar entre hacer caso a la petición o permitir que la venta de Cacaolat, la más avanzada de todas las filiales de grupo Nueva Rumasa en proceso concursal, siga adelante.

La empresa de bebidas Vichy Catalán ha sido la primera compañía en presentar la semana pasada en el juzgado mercantil de Barcelona una oferta para iniciar la compra de Cacaolat, con fondos por valor de tres millones de euros y que ahora podrían perderse, según las mismas fuentes.

En su oferta por Cacaolat, Vichy se comprometía a mantener la plantilla de la compañía de batidos y construir una nueva planta ya prevista.

El juez que supervisa el concurso de acreedores ha subrayado desde el inicio del proceso productivo que Cacaolat será vendida, siempre que ello signifique la continuidad de la producción y el mantenimiento de sus unidades productivas.

El proyecto de Cacaolat contemplaba poner en marcha una nueva planta de producción en Llinars del Vallès (Barcelona) para centralizar la fabricación, actualmente en la histórica fábrica de Barcelona, que es propiedad de la inmobiliaria Marina Proactiva desde 2008 y en peligro de desahucio.

Además de Vichy, se han mostrado interesados en adquirir Cacaolat y estaban pendientes de llevar a cabo el desembolso económico necesario Leche Pasqual, Central Lechera Asturiana y el grupo Victory.