La administración judicial tienen 15 días para vender Trapa

0
9

   Según el auto, al que ha tenido acceso Efe, el juez establece la disolución de los administradores sociales de las empresas que forman parte de Trapa y da total autoridad a la administración concursal.

    Asimismo, el Juzgado concede 15 días a los gestores concursales para que procedan a la venta de la unidad productiva de la compañía chocolatera, que celebrará el 4 de enero de 2013 la convocatoria de una junta de acreedores.

    La decisión judicial ha tenido lugar después de que tanto las empresas como los acreedores cuyos créditos superaban conjunta o individualmente una quinta parte del total del pasivo que arrastra la sociedad chocolatera no hayan presentado una propuesta de convenio 40 días antes de la celebración de dicha junta.

    Al no establecerse un convenio, se procederá directamente a la fase de liquidación y la correspondiente venta de la unidad productiva, con un precio inicial de salida de 7,5 millones de euros.

   La administración concursal de la chocolatera palentina, a través de la firma Livingstone Partners, remitió a comienzos de año el denominado cuaderno de venta a varias empresas que habían mostrado interés en hacerse con la unidad productiva de la chocolatera, tanto de ámbito nacional como internacional, que deberían presentar su oferta, atendiendo a las condiciones exigidas, en el Juzgado con un aval por 7,5 millones de euros.

   En la documentación aportada por los administradores concursales, estos cuantifican los activos con un valor neto de poco más de ocho millones de euros, concretamente 8,09 millones.

   En este sentido, desde el punto de vista inmobiliario, el valor conjunto de los terrenos y edificaciones está cuantificado en 652.494 euros, una vez descontadas del valor en su conjunto las cargas y afecciones.

   En diciembre de 2011 la administración concursal de Trapa presentó ante el Juzgado que instruye el concurso un Expediente de Regulación de Empleo extintivo que se justificó por la reducción de la actividad sufrida durante el anterior ejercicio.

   El ERE se ejecutó para 37 trabajadores, quedando la plantilla en los 65 empleados actuales.