La Agencia Europea de Seguridad Alimentaria dicta que bifenol A no es un riesgo para la salud

0
3

      "Estas conclusiones también son aplicables a los bebés expuestos antes de nacer y a las personas mayores", indicó la EFSA en un informe publicado hoy en su página web.

Presente en la fabricación de envases de alimentos, botellas, latas y otros objetos cotidianos


   
Los expertos también han determinado que el escenario central para la exposición agregada al bisfenol A a través de fuentes alimentarias y no alimentarias (polvo, juguetes, cosméticos o papel térmico, como el del tique de la compra, aparcamiento o de un fax) para los grupos más expuestos "también está por debajo de la ingesta diaria tolerable de 4 microgramos por kilogramo de peso corporal".

     Ello indica igualmente que los riesgos para la salud ante el bisfenol A "es bajo a los niveles actuales estimados de exposición", indican los expertos europeos. No obstante, el panel "apuntó que hay una considerable incertidumbre sobre la estimación de exposición para las fuentes no alimentarias".

     El bisfenol A se encuentra en la fabricación de envases de alimentos, botellas, latas y otros objetos cotidianos. Se considera que puede afectar a diferentes sistemas del cuerpo, como el nervioso, la glándula mamaria, la próstata, el hígado y los riñones o el páncreas.

     La EFSA señaló en su informe que "la evaluación de las incertidumbres incluyen los efectos sobre la glándula mamaria, así como los sistemas reproductivo, metabólico, inmunitario y neuroconductual".

     En este sentido recomienda, entre otras medidas, hacer estudios sobre el modo en que actúa el bisfenol A en el riñón y más investigaciones sobre la glándula mamaria tras exposiciones a este producto químico y la posible relevancia para el desarrollo de cáncer de mama.

Prohibido en la UE en 2011, se mantiene la prohibición en varios países


     La UE prohibió en 2011 la comercialización e importación de biberones que contengan bisfenol A. Varios países han tomado medidas parciales de prohibición de envases, como Dinamarca, Suecia, Bélgica, Austria y Francia, siendo este último país el que más lejos ha ido.

     En 2012 París adoptó una legislación suspendiendo la fabricación, la importación y exportación y venta de todos los materiales conteniendo bisfenol A que entran en contacto con alimentos.