La agricultura y las exportaciones sostienen una economía de Castilla y León que cae

0
4

   Tras advertir que los datos sobre la agricultura están sacados del avance de producción de la cosecha de este año, que son buenos, la consejera ha señalado que muestra un importante incremento con respecto a la campaña anterior, aunque hay que esperar a que se confirmen en los próximos meses

    Sin embargo, el comportamiento de la ganadería es peor y se aprecia un descenso de la producción incluso superior al registrado en el cuarto trimestre del año pasado.

    En contraposición con la agricultura, la industria tuvo una disminución del 5,5 por ciento, por encima de la observada en el trimestre anterior, del 2,8 por ciento, con una caída especial de las ramas energéticas, un 8 por ciento menos, superior a las manufactureras, que bajó un 4,8 por ciento.

    También se ha registrado un descenso en la construcción, con una reducción del 6 por ciento, dos décimas mayor que en el trimestre anterior, consecuencia del incremento del ritmo de caída de la obra civil y la "fuerte corrección" de la obra residencial.

    Mejor comportamiento ha tenido el sector servicios, el de mayor peso en la comunidad autónoma, con un descenso del 0,9 por ciento, inferior en dos décimas al del trimestre anterior.

    En cuando a la inversión, experimentó un decrecimiento del 7,3 por ciento, también superior al del trimestre cuando descendió un 6,5 por ciento.

    Por contra, el sector exterior presentó una aportación positiva al Producto Interior Bruto (PIB) de Castilla y León 1,3 puntos porcentuales cuando en el trimestre anterior fue del 0,9 por ciento, con una aceleración de las exportaciones y un descenso de las importaciones totales, con una variación positiva del 1,7 por ciento en las primeras y un descenso del 0,1 en las segundas.

    Según la consejera, el buen comportamiento de las exportaciones está compensando la caída del consumo interno que descendió un 2,1 por ciento en términos interanuales.

    En el caso de los hogares, el gasto en consumo final descendió el 1,2 por ciento y en el de las administraciones públicas el consumo bajó el 5,2 por ciento, cuando en el trimestre anterior la caída fue del 5,0 por ciento.

    El empleo, medido en puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo, con una metodología diferente a la Encuesta de Población Activa (EPA), disminuyó el 5,4 por ciento cuando en el cuarto trimestre del 2012 bajó en 5,5 por ciento.

    El comportamiento del empleo fue menos favorable en la industria no energética y en los servicios, con una variación de signo negativo en todos los sectores productivos excepto en el primario.