La Batalla del azúcar” en Europa no ha hecho sino empezar, según los remolacheros

0
18

EFE.- Los remolacheros han criticado la decisión de la Comisión Europea de esta semana de rechazar el aumento de producción de azúcar que proponía Polonia, pero advierten que la "batalla" del sector español por lograr más cuota no ha hecho más que empezar, aunque podría dilatarse hasta 2014-2015.

El secretario del Consejo Rector de ACOR (cooperativa de Olmedo, Valladolid), Javier Narváez, ha criticado, en declaraciones a Efeagro, la negativa de la Comisión, que por otra parte esperaban, aunque en su opinión se habían creado "demasiadas expectativas".

En todo caso, Narváez ha afirmado que la batalla para conseguir mayor capacidad y para mejorar los precios que perciben los remolacheros, "claramente insuficientes", se librará durante la negociación de la reforma de la Política Agraria Común (PAC) y de su Organización Común de Mercado (OCM) remolachero-azucarera.

Sobre la escasez internacional de materia prima, Narváez ha descartado problemas de suministro en España, aunque sí podrían verse afectadas industrias que no se han aprovisionado bien de azúcar mediante contratos, confiando en que los precios bajaran.

En el caso de Acor, ha podido atender la demanda de todos sus clientes, aunque han tenido que refinar 120.000 toneladas de azúcar de caña adicionales a su cuota para responder a la mayor demanda.

Por su parte, el director de relaciones internacionales de Asaja, Ignacio López, ha asegurado que la Comisión se conforma con impulsar medidas "extraordinarias" para sortear los problemas del mercado -escasez y volatilidad de precios-, como la autorización de importaciones sin aranceles o de ventas de azúcar fuera de cuota.

López ha recordado que la UE "no midió bien los efectos" con su última reforma de la Organización Común de Mercado (OCM), que obligó a una dura reconversión del sector productor y al cierre de fábricas, lo que ha derivado en volatilidad y escasez.

España cuenta con una cuota de producción asignada de 500.000 toneladas frente a un consumo de 1,3 millones de toneladas, a pesar de contar con un sector muy profesionalizado y modernizado -ostentan los mejores rendimientos de la UE, con 91 tm/ha- y con capacidad suficiente para aumentar su capacidad, ha precisado López.

Ha asegurado que en la decisión de la Comisión han pesado países "nada solidarios" que rechazan más cuotas de producción y, con ello, mayor presupuesto para este fin, aunque prefiere no pensar que también anticipe sus intenciones de "desmantelar" el sistema de cuotas en 2015, año en el que se imprimirán cambios a la OCM.

Para el responsable del sector remolachero de la organización agraria COAG, Fernando García, la Comisión "no quiere reconocer con su posición dictatorial el grave problema económico y social" provocado al sector remolachero en la reforma del azúcar de 2006, aunque "tendrá que tomar medidas" más adelante de todas formas.

Para García han pesado en la negativa a la propuesta polaca las presiones de Francia, interesada en que una posible alza de los cupos de producción se adopte "en función de sus intereses".

En el caso de España, la reforma provocó la reducción del 50% de la producción de azúcar, el cierre de 7 fábricas azucareras y la desaparición de más 3.200 remolacheros, según los datos de COAG.

De cara a la reforma de la PAC, COAG ha demandado no sólo que se mejore la capacidad productiva de azúcar sino también que se haga más atractivo el cultivo y la rentabilidad del remolachero a través de ayudas agroambientales y del denominado artículo 68 de la normativa comunitaria para sectores con problemas.

El secretario general de UPA, Lorenzo Ramos, ha afirmado que la Comisión "parece vivir en una burbuja porque no mira lo que está ocurriendo" en un mercado con escasez de azúcar y altos precios.

Ramos ha recordado que la UE forzó una reforma en 2006 que "se cargó el sector del azúcar" para llegar "con los deberes hechos" a las negociaciones de la Organización Mundial de Comercio (OMC) -reunión ministerial en Hong Kong-, aunque finalmente "no se cerraron" y el resto de países no hizo ninguna concesión.

UPA ya advirtió de que la reforma del azúcar iba a traer problemas de escasez como los actuales, por lo que aboga por una reorientación para producir más y recuperar la capacidad de molturación después de que muchas fábricas se vieran obligadas a cerrar, precisó Ramos.

Ha afirmado que no es tolerable que España pueda enfrentarse a problemas de escasez, puesto que existe capacidad productiva e infraestructuras suficientes para poder aumentar la capacidad y, con ello, beneficiar a los agricultores remolacheros.