La campaña hortícola almeriense apunta a un nuevo récord en su valor comercializado

0
21

   Otro dato destacado por Planas, que ha calificado la presente de “una buena campaña, con una notable mejoría respecto a la media”, es el incremento de la superficie total de cultivo de hortalizas hasta las 53.075 hectáreas, un 9% más que en la anterior campaña, prevaleciendo las destinadas a cultivo bajo invernadero -41.482 hectáreas- frente a las de cultivo al aire libre (11.593). La incorporación de 4.399 nuevas hectáreas de cultivo con respecto a la campaña 2011-12 se debe, sobre todo, al aumento de superficie en tomate (1.234 hectáreas más), pimiento (1.073 hectáreas), sandía (735 hectáreas) y calabacín (659 hectáreas).

   En su opinión, estas cifras demuestran la capacidad de acogida de la agricultura intensiva, “que se presenta como sector refugio de la economía almeriense”. No obstante, ha señalado que este balance global no puede ocultar realidades individuales de muchos agricultores que lo están pasando más en la actual coyuntura de crisis económica.

Se debe avanzar en la rentabilidad de los productos

   A su entender, pese a la fortaleza manifiesta del sector hortofrutícola, motor de desarrollo económico de esta provincia, es necesario seguir avanzando en algunas cuestiones primordiales para garantizar la rentabilidad de sus productores”. En ese sentido, ha asegurado que “desde el Gobierno andaluz se seguirá trabajando para buscar alternativas y mecanismos que contri-buyan a paliar la situación generada por la volatilidad de los precios y el des-equilibrio entre los actores de la cadena agroalimentaria, aspectos que deberían haber sido objeto de un mayor desarrolo en la propuesta acordada el pasado 26 de junio sobre la reforma de la Política Agrícola Común (PAC)”.

   Tal y como ha explicado Luis Planas, el aumento de superficie y los buenos precios de los productos en esta campaña han compensado los menores rendimientos atribuidos a la mala climatología en los meses de noviembre y diciembre.

   El consejero también ha remarcado el ligero crecimiento experimentado por la producción -48.400 toneladas más- que la sitúan en 3.139.863 toneladas, un 1,6% más que en la pasada campaña. En general, se ha registrado un crecimiento en todas las producciones, con excepción de la berenjena.

Aumento por producciones

   Según ha detallado el consejero, el tomate y el pimiento son los productos con mayor valor de producción o valor pagado al agricultor, 566 millones de euros en el caso del tomate, lo cual supone un incremento del 6,8%, y 393 millones, en el caso del pimiento (un 15,7% más). La producción de tomate asciende en la presente campaña a 962.663 (que representa un 3,5% de crecimiento con respecto a la pasada campaña). En  cuanto al pimiento, su superficie de cultivo se ha incrementado en más de 1.000 hectáreas, siendo su producción de 541.870 toneladas (un 5,6% más).

   El pepino es otro de los productos con un alto valor de producción, 227 millones de euros que representan una subida del 28,5%. Este considerable aumento de valor se explica al haber registrado el segundo mejor precio de las últimas 6 campañas. Su producción se mantiene estable con respecto a la campaña anterior, subiendo ligeramente hasta las 411.189 toneladas (un 0,9% más).

   En calabacín también se han registrado buenos precios, sobre todo al inicio de campaña, incrementándose en un 22,8% el valor al agricultor, llegando a alcanzar los 206 millones de euros. Asimismo, ha aumentado su producción en un 5,8%, llegando a las 374.674 toneladas.

   En berenjena, el excelente precio en origen de este producto ha propi-ciado una subida del 16,7% en el valor de producción -91 millones de euros- y compensa la reducción de superficie -un 8% menos- y el menor rendimiento por las condiciones climáticas, que han repercutido a la baja en su producción (145.972toneladas, un 22,2% menos).

   En judía verde, sigue aumentando la superficie -un 12,9%-, y la produc-ción -24.469 toneladas, un 14% más-, recuperándose lo perdido por la com-petencia de terceros países. Su valor de producción ha subido un 18,2% hasta los 38 millones de euros. Según  ha destacado el consejero, Almería cada vez cuenta con más mano de obra especializada en este cultivo, frente a la esca-sez en otros países.

ASAJA pide prudencia a la hora de hacer las previsiones

    Por su parte, desde ASAJA se asegura que es cierto que "estamos ante una campaña atípica, pero no deja de ser menos cierto que el valor del producto comercializado en esta campaña está en la misma línea que en la campaña anterior, con diferencias importantes tanto en precios al agricultor como en producción", sin embargo recalca que los daots del consejero "rebosa optimismo y presenta contradicciones con algunas realidades del sector".

    Según  señala en una nota, la superficie de cultivo permanece estable en los dos últimos años, con una pequeña diferencia que no supera las 500 hectáreas por las plantaciones que se tuvieron que arrancar por las lluvias de otoño, y que tuvieron que ser repuestas. Debido a este hecho, la producción se ha visto disminuida prácticamente en todos los cultivos hortícolas situándose en una media de 15 toneladas menos por hectárea.

   Por otro lado ASAJA destaca la importancia que tienen unos pocos céntimos más por kilo vendido para el agricultor, que hace que se puedan “maquillar” los problemas en producción de toda una campaña.

   Por ejemplo, indican, "dentro de las situaciones contradictorias que nos encontramos con la realidad y estos datos, podemos hablar de la superficie y valor de productos como tomate y judía que han visto reflejado su aumento en ambos parámetros debido principalmente a la importación-exportación y cambio de etiquetado que han venido desarrollando con bastante normalidad empresas almerienses esta campaña, distorsionando este hecho el balance aportado por la Consejería".

   Además, en los datos presentados por el Consejero al estar incluidos otros cultivos hortícolas como la lechuga,  los parámetros analizados varían si se comapran con balances realizados en anteriores ocasiones.

   Con todo, "tampoco queremos desde ASAJA llenar los resultados de pesimismo, pero sí hacer reflexionar sobre un balance que consideramos demasiado optimista si lo comparamos con la realidad de los productores. Para los servicios técnicos de ASAJA-Almería los horticultores de la provincia han obtenido un resultado en valor de la producción similar al anterior pero con un incremento en los costes importante, podemos hablar de un sector dinámico, con capacidad de adaptación al cambio y con estabilidad de ingresos en los dos últimos años".