La carne de buen vacuno ya puede ir directamente del prado al plato

0
19

    Los clientes reciben en su casa pedidos de entre 4,5 y 5 kilos de carne de distintas piezas de la canal de manos de los granjeros, que, de este modo, logran mejores precios para sus reses al tiempo que pueden ofrecer tarifas muy competitivas a la clientela, según cuenta Luis Rajadel en www.heraldo.es.

   El proyecto de comercialización de la Cooperativa Comarcal Carnes del Maestrazgo, que arrancó hace dos años y medio, sirve para vender en torno a 9.000 kilos anuales de ternera de una calidad y procedencia garantizadas directamente a un centenar de consumidores de Aragón, Comunidad Valenciana y Cataluña, fundamentalmente.

   El presidente de la entidad y, a la vez, encargado de las labores de distribución, Servando Gascón, explica que los clientes de ‘Ternera del Maestrazgo’ son "fieles" a este servicio, en muchos casos desde su implantación. Afirma que, a pesar de la crisis, el número de compradores permanece estable gracias al "boca a boca". Gascón añade que para afianzarse en el mercado es clave garantizar la calidad de los lotes. La excepcionalidad del producto viene dada por la crianza del ganado en régimen extensivo en una zona de gran altitud. A su juicio, también es una baza a su favor que el consumidor final ve, con cada entrega, "la cara del ganadero" que le proporciona la carne.

   Aunque los criadores intentaron conseguir una Indicación Geográfica Protegida (IGP) –fórmula equivalente a la denominación de origen–, finalmente el proyecto se ha quedado en una ‘marca de garantía’. Los requisitos que comporta esta fórmula de comercialización son similares a los que se derivarían de una IGP, incluidos los controles de calidad externos.

   El presidente de la cooperativa opina, no obstante, que a largo plazo sería interesante retomar el proyecto de una IGP, que podría reforzar la difusión y el respaldo oficial de la ternera del Maestrazgo. Servando Gascón reconoce que la promoción del vacuno de la comarca es una asignatura pendiente. Señala que "en Aragón, hablar de carne de ternera es hablar de Huesca, cuando aquí, en el Maestrazgo tenemos un número de cabezas comparable al del Pirineo oscense".

   La comercialización directa del ganadero al consumidor obliga a la cooperativa a una laboriosa tarea de logística que abarca, principalmente, las provincias de Castellón y Teruel. Cada jueves, la ruta de reparto de Servando Gascón discurre por más de 1.000 kilómetros. La capital turolense es, con la mitad de la clientela, el principal mercado.

   Para los clientes más alejados, se recurre a empresas de transporte. Los destinos más distantes del Maestrazgo están en Cádiz, Madrid y Barcelona.  Los terneros se sacrifican en Tortosa (Tarragona) y la carne se procesa en Vinaroz (Castellón), de donde salen los paquetes en dirección a los domicilios de los compradores sin pasar por otras manos que las de los criadores.

(Foto: Antonio García bykofoto.com)