Medio centenar de olmos residentes a la grafiosis (una enfermedad causada por un hongo) llegarán a la Casa de Campo en breve donados por la Dirección General de Desarrollo Rural y Política Forestal del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente.

Según ha explicado el Ayuntamiento en un comunicado, esta donación se enmarca dentro del Programa Nacional de Mejora y Conservación de los Recursos Genéticos de los Olmos Ibéricos.

La grafiosis es una enfermedad causada por un hongo, que transporta y propaga un tipo de escarabajo (escolitidos) y que ha provocado la muerte de millones de olmos en Europa y Norteamérica en las últimas décadas, también en Madrid.

Cada año se producen la pérdida de unos mil olmos en la Casa de Campo por culpa de esta enfermedad

Con esta donación se intenta paliar la gran cantidad de bajas de olmos (Ulmus minor) que se están produciendo en la Casa de Campo, unos mil por año, y que “hacen necesaria la toma de medidas urgentes de repoblación de especies resistentes a la enfermedad en este parque forestal”.

Los 50 olmos donados se plantarán en la zona del Bosque del Molinero, junto al lago, y en sus proximidades.

En Madrid existen aproximadamente unos 60.000 olmos entre calles y parques menores, y hay plantados cerca de 13.000 en parques históricos y singulares.

En la ciudad, el avance del hongo es más lento a causa de la dificultad que tienen los escarabajos para desplazarse de árbol a árbol, pero la enfermedad va matando poco a poco los ejemplares a los que llega (si bien muchas veces los olmos se eliminan antes, por su posible peligrosidad para la seguridad de las personas).

Sólo en la Casa de Campo existen 30.000 olmos entre los adultos existentes y los ejemplares jóvenes, que han nacido y rebrotado recientemente, por lo que se puede garantizar la especie durante los próximos 10 años.

El problema es que los rebrotes podrían no llegar a adultos porque la enfermedad, que es implacable, actúa sólo cuando los árboles tienen suficiente grosor.

En la actualidad hay unos 10.000 olmos adultos aún vivos, pero las bajas por la enfermedad son de aproximadamente 1.000 al año.

Los tratamientos fitosanitarios que realiza el Ayuntamiento (5 al año) retrasan el posible contagio de la enfermedad y han conseguido prolongar la vida de las olmedas del parque; sin embargo, el riesgo para esta especie continúa siendo muy alto, por lo que es necesario ir sustituyendo los ejemplares actuales por otros resistentes a la grafiosis como los que ha donado el Ministerio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here