La CE amplía los espacios protegidos por la red Natura 2000

0
5

EFE.- Los Estados miembros disponen ahora de seis años para poner en marcha las medidas necesarias de protección de esas zonas.

En esta nueva actualización se han incluido espacios de veinte Estados miembros que se clasifican en las nueve regiones biogeográficas de la red: alpina, atlántica, boreal, continental, estépica, macaronésica, del mar Negro, mediterránea y panónica.

Así, Natura 2000 ocupa ahora 768.000 km2 de la superficie terrestre de la UE (el 17,9 %) y más de 217.000 km2 de su superficie marina (aproximadamente el 4 %).

El comisario europeo de Medio Ambiente, Janez Potocnik, afirmó que la red Natura 2000 es "la espina dorsal de nuestros esfuerzos por conservar el patrimonio natural, y su importancia para la biodiversidad es fundamental".

Señaló también que ofrece "atractivos espacios que descubrir y en los que descansar", y añadió que "brinda muchas posibilidades de desarrollo de nuevas actividades económicas basadas en esos valiosos activos naturales".

Los países que más han contribuido a la ampliación de la red en esta ocasión son el Reino Unido, Rumanía, Letonia, Italia, Suecia, Bulgaria, Dinamarca, Francia, Eslovaquia, Estonia y Malta.

La aportación más significativa ha sido la designación por el Reino Unido de Dogger Bank (de 12.330 km2), un espacio marino poco profundo caracterizado por sus bancos de arena sumergidos y situado en la parte central del mar del Norte.

Junto con los lugares alemanes y neerlandeses adyacentes, crea un extenso espacio Natura 2000 transfronterizo que ocupa más de 18.000 km2.

Esta área ha sido designada por sus hábitats de bancos de arena, enormemente productivos, que son zonas importantes de desove y cría de muchas pesquerías comerciales. La designación facilitará la gestión coordinada de la zona, en particular los esfuerzos conjuntos de esos tres Estados miembros por desarrollar medidas adecuadas en materia de pesca.

Por otra parte, las principales aportaciones a la red en el mar Báltico han sido diez nuevos espacios marinos (de 4.000 km2) designados por Suecia y Letonia, que cuentan con hábitats de arrecifes y bancos de arena ricos en especies y ofrecen zonas de alimentación vitales para focas y peces migratorios.

En proporción a su tamaño, el país cuya contribución ha sido más importante es Malta, que ha designado ya 183 km2 de espacios marinos, creando así una base para una sólida red marina en las aguas circundantes.

Los nuevos espacios marinos malteses contribuirán a la conservación de los lechos de algas posidonia y los arrecifes sumergidos.

Por último, la mayor ampliación de la red en tierra ha tenido lugar en Rumanía, donde se han añadido 109 lugares y se han extendido muchos espacios existentes, de manera que ahora la superficie total protegida por la red en ese país ocupa casi 42.000 km2.

Se han incorporado a la red muchos bosques y praderas con numerosas especies, y hábitats vitales para especies raras y en peligro, en particular muchas anfibios y murciélagos.