La CE aprueba adoptar medidas para ayudar a los productores de melocotones y nectarinas

0
8

      El comisario europeo de Agricultura, Dacian Ciolos, afirmó que, después del reciente declive de precios del melocotón y la nectarina, "es urgente tomar medidas para apuntalar el mercado". En este sentido ha propuesto que la CE adopte "medidas inmediatas, retroactivos encaminadas a reducir el suministro y promocionar la demanda", explicó.

Se quiere que las ayudas lleguen también a los agricultores


      "He sido muy claro: no dudaría a la hora de actuar y utilizar la nueva y modernizada Política Agrícola Común (PAC) para proporcionar asistencia oportuna, proporcionada y orientada al mercado" y esta primera medida de hoy es una señal de esa intención, subrayó.

     Las medidas propuestas pretenden aumentar del 5% al 10% la producción de Organizaciones de Productores (OP) que puede ser retirada para la libre distribución.

     Además, las medidas excepcionales de apoyo también estarán disponibles para no miembros de las Organizaciones de Productores (pagados al 50% del precio de retirada), de manera que los agricultores individuales también podrán recurrir a las mismas, siempre y cuando haya los controles necesarios.

     Por último, se proporcionará fondos adicionales para la promoción, en el marco de las acciones de los programas operativos de las Organizaciones de Productores (bajo los acuerdos de cofinanciación usuales).

La decisión formal sobre las medidas anunciadas hoy se tomará en las próximas semanas, pero se aplicarán de manera retroactiva a partir de hoy, indicó la CE.

Se trata de un paso ya debatido la semana pasada, pero el anuncio de las restricciones de Rusia a las importaciones de productos agroalimentarios, entre ellos frutas como la nectarina, ha acelerado la toma de decisión en el seno de la Comisión.

La CE recordó que, aunque siempre hay una variación estacional en el mercado debido a las condiciones meteorológicas, "este año ha habido particularmente un impacto negativo en el mercado".

Las condiciones del tiempo en la primavera y a principios del verano provocaron un incremento en la producción y también que se adelantara la madurez de estas frutas, lo que dio lugar a mayor disponibilidad al principio de la temporada en vez de estar más repartida a lo largo de varias semanas.

Más adelante, un tiempo más fresco y húmedo en junio y julio provocó que su consumo se ralentizara, apuntó la CE.