La CE reconoce un ajuste de 1.471 millones en pagos directos de la PAC pero en 2014

0
4

    La Comisión había calculado un presupuesto para el primer pilar de la PAC en 2014 de 42.360 millones de euros según precios de 2011, mientras que el Consejo Europeo acordó un límite de 41.580 millones (que, si se toman como referencia los precios actuales, ascendería a 44.130 millones). Por ese motivo, la CE ha presentado una propuesta de "disciplina financiera" a fin de asegurar que el gasto permanece dentro de los límites presupuestarios.

     Este mecanismo -que fue establecido en 2003 pero que hasta el momento nunca había sido utilizado-, requiere que la Comisión haga una propuesta antes del final de marzo para introducir un recorte lineal en los pagos directos de la PAC de forma que se respete el techo de gasto en ese pilar a lo largo del año próximo.

     La propuesta de la Comisión prevé que los primeros 5.000 euros que reciben los agricultores como pago directo estén exentos de cualquier reducción. En total, la medida contempla un recorte del 4,98% en la partida de pagos directos (a través de la cual las explotaciones reciben el grueso de las ayudas agrícolas comunitarias), lo que supone un ahorro general de algo más de 1.471 millones de euros en 2014.

     La Comisión señaló que la medida afectará a las solicitudes de pagos directos que los agricultores harán para mayo, y que deberían ser abonados en diciembre (todo ello pagado ya con el presupuesto de 2014).

     La CE ha tomado esta decisión después del acuerdo alcanzado por los líderes europeos sobre el marco financiero plurianual para 2014-2020, que incluyó una reducción de unos 800 millones de euros sobre el presupuesto propuesto por la Comisión y la creación de una nueva reserva de 425 millones de euros para hacer frente a las crisis en los mercados agrarios dentro de la partida de la PAC.

      Esta propuesta de "disciplina financiera" propuesta por la Comisión aún deberá recibir el visto bueno del Parlamento Europeo y del Consejo de la UE antes del próximo 30 de junio para que pueda aplicarse. Si en ese tiempo no es ratificada, la Comisión tendrá el poder de fijar una tasa de ajuste en los pagos.

     La CE también recordó que el marco financiero plurianual aprobado por los jefes de Estado y de Gobierno comunitarios aún no ha sido respaldado por el Parlamento Europeo, por lo que si se producen modificaciones habría que tenerlas en cuenta para los ajustes de la partida agrícola.

ASAJA pide al Gobierno que intervenga


    ASAJA, que fue la primera en hacer pública esta propuesta, considera una agresión la nueva propuesta comunitaria de recortar en un 5% los pagos directos que los agricultores procedentes de la Política Agrícola Común (PAC). La Comisión europea la ha presentado por sorpresa y de forma totalmente inesperada y ASAJA insta al Gobierno español y a los ministros responsables a que se muestren en contra de esta medida de disciplina financiera.

    ASAJA recuerda que la situación de las rentas de agricultores y ganaderos en España "es crítica, con unos costes de producción en permanente aumento que no pueden compensarse, en la mayoría de los casos, con los precios percibidos, en virtud de una cadena de formación de precios fuertemente desequilibrada en perjuicio del sector agroganadero".

     A pesar de ello, "el sector primario ha dado muestra de adaptación a la difícil situación económica que atraviesa la UE y España en particular, siendo una de las principales fuentes de generación de riqueza vía exportaciones y absorbiendo buena parte de la mano de obra desempleada por la crisis en estos sectores. Evidentemente, esta valiosa aportación del sector agrario hacia el conjunto de la economía y la sociedad se verá seriamente afectada por la decisión de bajar los pagos PAC".

Oposición de COAG y UPA


    
Las organizaciones UPA y COAG han reclamado que no aplique el recorte del 5 por ciento planteado para las ayudas agrarias europeas, que costaría casi 47 millones de euros a sus perceptores en Castilla y León, además de generar "mucha inseguridad e inestabilidad" en el conjunto del sector agrario.

     El coordinador de COAG en la Comunidad, Aurelio Pérez, ha confiado en que el Parlamento Europeo no apruebe la propuesta de la Comisión Europea para aplicar ese recorte en 2013 en las ayudas de la Política Agrícola Común (PAC).

     En caso contrario, en el sector se extendería la sensación de que "en cualquier momento" se pueden recortar las ayudas, ha advertido en rueda de prensa en Valladolid.

     Aurelio Pérez ha expresado además su temor a que si desaparecen cuotas de producción, como plantea la Comisión en la próxima reforma de la PAC, ocurra en sectores como el vacuno de carne lo que pasó con el ovino.

     Al desacoplarse las ayudas al ovino, con lo que se puede cobrar sin necesidad de producir o manteniendo solo en parte la producción, se han perdido cerca de un millón de cabezas de este ganado en España, ha recordado Pérez.

     "Si desaparecen los derechos" de producción en vacas nodrizas, destinadas a producir terneras para carne, sería "un perjuicio total" para Castilla y León, que cuenta con una cuarta parte de la cabaña de este ganado en España, ha lamentado al respecto.

     El responsable de COAG ha subrayado que los ganaderos de la Comunidad han invertido mucho en la compra de cuota, en este caso y en otros como el de leche de vaca, que ahora pretende liberalizar Bruselas para el periodo 2014-2020.

     Asimismo, ha lamentado que las políticas agrarias no animen a los jóvenes, ya que quienes se incorporan al sector cubren solo al 19 por ciento de los que se jubilan.

     Por su parte, el secretario general de UPA en la Comunidad, Julio López, ha indicado que en Castilla y León solo el 10 por ciento de los profesionales agrarios son menores de 40 años, cuando en el conjunto de España el porcentaje es del 33 por ciento. "Si no se cambia la PAC, poco futuro le espera al sector en Castilla y León", ha aseverado.

    Julio López ha reclamado que exista un reparto justo de las ayudas por regiones agronómicas y sectores, para evitar "una guerra entre comunidades a ver quien se lleva más fondos", y que los pagos vayan a los profesionales y no a beneficiarios ajenos al sector.

     Además, las hectáreas con derecho a ayuda deben de ser como máximo 22,5 millones en España, ya que "si entran todas" las que se declaran ahora, unos 38 millones, se reducirían los pagos por hectárea y se premiaría a "los que las han metido" en la PAC "para especular", ha indicado.

      López ha pedido además que aplique el máximo en ayudas acopladas, del 15 por ciento; que el techo de ayuda por explotación no sea de 300.000 euros, sino de 100.000 aunque ampliable si genera empleo; o que los condicionantes medioambientales no sean tan exigentes.

Cañete estará "vigilante" a la aplicación en UE


   
El ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, ha afirmado, por su parte, que el Gobierno estará "vigilante" para que la decisión de la Unión Europea de reducir los pagos directos de la PAC en 2013 por el principio de "disciplina presupuestaria" no perjudique al sector agrícola.

     Según ha explicado , la disciplina financiera ha estado en vigor durante muchos años en la UE pero que no se había aplicado hasta el momento. Arias Cañete ha apuntado que la Comisión Europea pone encima de la mesa unas estimaciones que le hacen pensar que para ese ejercicio es necesario aplicarla con el objetivo de garantizar ayudas de mercado y pagos a organizaciones de productores de frutas y hortalizas, lo que "no quiere decir" que en sucesivos años también se recurra a ese mismo mecanismo.

     Se trata -dijo- de dinero para las ayudas directas que revierte en definitiva en la PAC y en acciones de apoyo a los agricultores. Para el ministro, la CE "tendrá que justificar sus cifras", pero recordó que "queda un largo recorrido" y que hasta diciembre de este año o habrá una decisión definitiva sobre las cantidades definitivas tras la negociación con el Consejo y con el Parlamento europeo.

     "Pediremos a la CE que justifique por qué razón está considerando que son necesarios esos volúmenes de aplicación del mecanismo de disciplina financiera", al que nunca se había recurrido porque "siembre hubo sobrantes" en el cheque agrícola, aunque ahora "los presupuestos son más ajustados", reconoció Arias Cañete.

      "Estaremos muy vigilantes para que la reducción sea exactamente la necesaria para cubrir las necesidades de las ayudas para medidas de mercado y otros temas vinculados a la PAC", recalcó.