La Junta de Gobierno de la Confederación Hidrográfica del Segura ha aprobado en su última reunión recortar un 10% los derechos de riego anteriores a 1933 y un 15% para los posteriores a esa fecha con el fin de ahorrar agua en la cuenca con menos reservas de España, con pantanos al 20% de su capacidad.

En un comunicado, informó de que la Comisaría de Aguas ha reforzado los planes de inspección y control de los regadíos para detectar los que no tienen derechos de riego o concesión administrativa. El aumento de la vigilancia ha sido comunicado a los miembros de la Junta de Gobierno, compuesta por representantes de la Administración General del Estado, las comunidades autónomas y los usuarios de la Confederación.

Por lo que respecta al plan, se ha proporcionado a los agentes medioambientales y guardas fluviales de la Comisaría de Aguas imágenes de satélite de zonas que, aparentemente, se encuentran en situación irregular. La labor del personal de campo de la Confederación, que ya ha iniciado las inspecciones, es verificar in situ los datos obtenidos mediante teledetección. Una reunión celebrada esta semana con los guardas mayores y agentes medioambientales de la CHS ha servido para coordinar el trabajo realizado y continuar el trabajo sobre el terreno, que pueden acabar en la apertura de expedientes sancionadores. En este sentido, el año pasado se abrieron 297 expedientes por derivaciones de aguas y riegos no autorizados.

Además, se ha comunicado el inicio del trámite de elaboración del nuevo plan hidrológico de cuenca, incluido en el tercer proceso de planificación 2021-2027, con la publicación de los documentos iniciales y la apertura para la participación de todos los interesados, recalcando la necesidad de una mayor cooperación e implicación de las administraciones, dado el bajo nivel de inversión constatado. Es por ello que se prevé convocar el próximo mes de diciembre el Comité de Autoridades Competentes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here