La CHE descarta más incidencias de las previstas de inundaciones y ve que las motas aguantarán

0
1

      Allí, la avenida ha causado "los daños que previsiblemente se iban a producir, fundamentalmente al campo" y se han producido "algunas filtraciones en las casas más bajas", pero el caso urbano en general "no ha sufrido daños".

     La punta de la riada se acerca a Zaragoza, donde llegará esta noche, sin causar daños, para alcanzar los 4,8 metros de altura y un caudal de 1.800 metros cúbicos por segundo. La situación que se ha producido ahora es muy similar a la de 2013, ha reiterado el consejero.

    También ha añadido que aunque la cresta de la riada pase maeste martes por Zaragoza, "habrá que estar al tanto", porque a partir de la noche de mañana "se vuelve a complicar" el tiempo con nuevas lluvias.

Tranquilidad relativa en la CHE


    El presidente de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), Xavier de Pedro, ha descartado que la riada del Ebro produzca más afecciones de la que están previstas, sobre todo en el municipio zaragozano de Novillas, y ha dicho que las motas tendrán buena capacidad de resistencia y no se romperán.

     De Pedro ha visitado algunas de las zonas afectadas por esta avenida cerca de la ciudad de Zaragoza, y allí ha destacado que las motas se revisaron en todo el eje del Ebro en 2013 y que se repararon "en gran medida", y por eso ha dicho que espera que tengan "buena capacidad de resistencia" y que no haya "incidencias ni roturas".

     En cualquier caso, De Pedro ha pedido a los ciudadanos que no se acerquen a las motas, porque aunque éstas tienen apariencia de seguridad, no ofrecen "las garantías" de los diques de hormigón. "Hay que tener mucho respeto ante esta avenida, que baja con importantes caudales y está cerca de ser extraordinaria", ha dicho De Pedro.

     Ha añadido que los trabajos que tenía que hacer la CHE para luchar contra estas inundaciones se han hecho, en Movera y Pastriz, y ha recordado que se está trabajando en la de Pina, para solucionar "tres puntos de debilidad" observados por el organismo de cuenca.

     En estos momentos, según el presidente de la CHE, "no hay incidencias reseñables más allá de las previstas en Novillas", municipio que tiene una "zona inundable" que era previsible que "sufriera los efectos de esta importante avenida". Ha precisado que se han inundado miles de hectáreas y que hay una carretera cortada, la que une Gallur y Tauste.

     Respecto a la evolución de la crecida, De Pedro ha explicado que el río está empezando a bajar de caudal "lentamente" en Novillas, puesto que la punta, de 2.000 metros cúbicos por segundo, se espera que se prolongue durante 24 horas.