La CHE ha prestado apoyo desde el primer momento a los afectados de Yesa

0
20

    En respuesta al diputado de UPN, Carlos Salvador, en la sesión de control al Gobierno, Arias Cañete ha explicado que el Gobierno ha actuado siempre con la “máxima diligencia ante los deslizamientos de la ladera derecha del embalse, tanto en la detección de los primeros movimientos, como en la ejecución de los trabajos de estabilización y en el seguimiento de la evolución, así como en la atención a las familias afectadas”.

Máxima supervisión y todas las garantías

   El ministro ha recordado que, desde que en febrero de 2013 el Ayuntamiento de Yesa ordenara el desalojo preventivo de las diecinueve viviendas de la urbanización “Mirador de Yesa” y de las cuarenta y cuatro de la urbanización “Lasaitasuna”, “el Gobierno ha prestado su apoyo a los propietarios afectados por estos deslizamientos”.

    Así, el Ministerio, a través de la Confederación Hidrográfica del Ebro, y junto con el Ayuntamiento, colaboró en la reubicación de las diez familias que tenían su primera residencia en alguna de las viviendas afectadas de la urbanización Mirador de Yesa. Y el Estado ha asumido los gastos correspondientes de alquileres, luz, agua y gas.

    No obstante, Arias Cañete ha insistido en que el Ministerio instruye también dos procedimientos de responsabilidad patrimonial. El primero, iniciado en junio de 2013 por la agrupación de viviendas “El Mirador de Yesa”, se encuentra en fase de prueba (desde el 12 de diciembre de 2013), habiéndose admitido ya el informe de los reclamantes. Y el segundo fue iniciado el pasado mes de noviembre por los afectados de la urbanización “Lasaitasuna”.

    “Pese a la complejidad de dichos expedientes, avanzamos en su tramitación con la mayor agilidad posible, de forma que, una vez determinado si existe responsabilidad por parte de la Administración General del Estado, podamos actuar en consecuencia”, ha resaltado el ministro.

El proyecto está sometido a la máxima supervisión

    Paralelamente, ha proseguido, el Gobierno ha actuado también sobre el terreno, adoptando las medidas necesarias para frenar los deslizamientos. “Así, en coordinación con el Ayuntamiento y la Comunidad Foral de Navarra, se acometieron obras de emergencia, en diciembre de 2012, primero, por valor de 10 millones de euros, y, posteriormente, en julio de 2013, por importe de 15 millones de euros. Estas dos fases de actuaciones han permitido estabilizar la ladera derecha, impermeabilizándola y modificando la geometría del talud, y evitando así nuevos desalojos preventivos”, ha explicado.

   Además, Arias Cañete ha resaltado que la Confederación Hidrográfica del Ebro ha solicitado cinco estudios técnicos especializados sobre los deslizamientos -que están a disposición en su página web-; se han constituido cuatro equipos multidisciplinares -integrados por especialistas de reconocido prestigio pertenecientes a la Universidad Complutense de Madrid, la Politécnica de Madrid, la Politécnica de Cataluña y la empresa TYPSA-, dedicados a realizar un seguimiento permanente y analizar el comportamiento de la ladera.

    En definitiva, “el proyecto del Recrecimiento del pantano de Yesa sobre el río Aragón está sometido a la máxima supervisión, y su ejecución cumple con todas las garantías técnicas exigibles”, ha concluido.