La Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) ha anunciado una crecida generalizada de caudales en numerosos ríos de la cuenca del Ebro, que en las cuencas del Pirineo desde el río Gállego hasta el Ésera podrán tener carácter extraordinario.

Las previsiones están basadas en las últimas precipitaciones registradas y en las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) para las próximas 24 horas.

Así, se prevé una crecida generalizada en los ríos de la margen izquierda de la cuenca a partir del mediodía del jueves 24, de especial importancia la que se vivirá en los cauces pirenaicos, ya que algunas podrán tener carácter extraordinario, informa el organismo de cuenca en una nota de prensa.

Estas previsiones se realizan a través del Sistema Automático de Información Hidrológica (SAIH Ebro) y su herramienta del Sistema de Ayuda a la Decisión (SAD), si bien, generan “incertidumbre” al realizarse antes de que se haya producido el mayor registro de precipitación, que se espera para la jornada del jueves.

Durante las últimas 48 horas se han registrado precipitaciones de intensidad moderada, localmente persistentes, en casi todo el cuadrante noreste de la cuenca del Ebro y áreas próximas.

Las zonas más afectadas han sido el Pirineo desde el Aragón hasta el Valira y buena parte del Prepirineo, donde se han recogido acumulados medios de 20-50 litros por metro cuadrado.

En las cabeceras de los ríos Aragón, Gállego, Ara, Cinca, Ésera, Noguera Ribagorzana y Pallaresa se han podido registrar entre 60 y 110 l/m² y en el resto de la cuenca los acumulados apenas han alcanzado los 10 l/m².

Entre este miércoles y el jueves se esperan acumulados de más de 100 l/m² en las cuencas altas del Aragón, Gállego, Cinca y Ésera

Estas precipitaciones han dado lugar a crecidas ordinarias en los tramos altos del Aragón (caudal máximo de entrada en Yesa, 150 m³/s), el Cinca (400 m³/s) y el Ésera (150 m³/s) fundamentalmente, aunque en estos momentos los caudales son descendentes en todas las cuencas pirenaicas.

GRA078 BENASQUE (HUESCA), 18/06/2013.- El desbordamiento del río Ésera en el Valle de Benasque, en el Pirineo de Huesca, ha llevado a los servicios de Protección Civil a ordenar el desalojo de decenas de vecinos de las poblaciones de la zona y mantiene aisladas las localidades de Benasque y Castejón de Sos. En la imagen, 'Caseta de los cazadores' en Benasque, arrasada por la riada. EFE/Ángel Sahún

Entre hoy y mañana se esperan acumulados de más de 100 l/m² en las cuencas altas del Aragón, Gállego, Cinca y Ésera; y en sus tramos bajos en las cuencas del Alcanadre, Guadalope, Matarraña, Segre y Arba, podrían recogerse de forma generalizada entre 30 y 70 l/m².

Además, la cota de nieve se situará sobre los 1.000-1.200 metros en el oeste de la cuenca y sobre los 2.000 en la parte más oriental.

Con las precipitaciones registradas hasta el momento y con las previstas, se esperan crecidas en numerosos ríos de la cuenca del Ebro, siendo las más importantes las que se puedan producir en las cuencas del Pirineo a partir de mañana.

En algunos tramos podrían alcanzar caudales extraordinarios en las cuencas del Gállego, Ara, Cinca, Ésera y Alcanadre, tanto en los tramos altos, como en los bajos.

En las zonas reguladas, los embalses del Pirineo podrán absorber gran parte de estas crecidas, ejerciendo un efecto de laminación, pero hay que tener especial atención a las cuencas no reguladas.

La Confederación sigue sus protocolos de vigilancia y seguimiento de forma coordinada y ha realizado ya los preceptivos avisos a Protección Civil de Aragón y Cataluña.

La CHE recuerda que las previsiones son una referencia de carácter provisional y siempre están pendientes de confirmación con datos observados y de un análisis posterior.

(Fotos: Archivo. Recurso)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here