La ciencia española está “tocada pero no hundida”, dice investigador CSIC

0
6

EFE.- La expedición Malaspina es un proyecto liderado por el CSIC en el que participan más de 400 científicos de todo el mundo, que se inició en 2010 para estudiar el impacto del cambio global y la biodiversidad del océano tras tomar muestras de aire, agua, gases y plancton en los océanos Atlántico, Índico y Pacífico.

Carlos Duarte aseguró que con esta expedición se hará una aportación revolucionaria al conocimiento de los océanos y a partir de ahora, "calladamente, en los laboratorios, haremos ciencia que marcará un hito".

Los científicos no se dan por "vencidos ni por la crisis ni por las dificultades", afirmó Carlos Duarte, quien aseguró que la comunidad científica española hace el mejor uso posible de los recursos de los que dispone.

Los colaboradores internacionales que han participado en la expedición Malaspina, según Carlos Duarte, no se creen que haya sido posible llevarla a cabo con un presupuesto de seis millones de euros.

La clave, explicó Carlos Duarte, ha estado en el hecho de que 400 investigadores se han puesto de acuerdo para unir los fondos de sus proyectos, algo que a su juicio puede ser una lección de cómo se deben afrontar situaciones complicadas como la actual, pues, añadió, sólo con cooperación se pueden hacer grandes cosas.

Las muestras recogidas serán analizadas durante años pero además unas 50.000 se han guardado para que, dentro de diez o quince años, los investigadores de esa época puedan usar la nueva tecnología para resolver problemas que en la actualidad no se pueden solucionar, comentó Carlos Duarte.