La compra de terneros de cebo sube un 40% ante la previsión de estabilidad del mercado

0
409

       En su opinión, este incremento se debe a las "expectativas" de que los productores reciban precios adecuados en origen, a unos costes de producción "estabilizados", a una demanda "clara" de terceros países y, en general, a una situación "bastante estabilizada", que "es lo que da garantías al ganadero para poder continuar con su actividad".

El consumo interior ha caído "porque puede que no demos al consumidor lo que pide"


      Esta demanda exterior creciente compensa, en parte, la caída del consumo interno que, según López, es "un problema" para los productores de vacuno de carne, y apunta que "probablemente, no estemos dando al consumidor lo que pide" y no se pueda echar "toda" la culpa a la crisis económica.

     Mantiene, por ejemplo, que la carne de vacuno se vende al consumidor "como hace 30 años; no hay nada más que lomo, solomillo y filetes, y no hemos desarrollado cortes específicos, ni precocinados o muchas cosas más".

     La caída de la demanda en el punto de venta lleva ya varios años, "pero, en los últimos, se ha acentuado" y España registra uno de los índices de consumo más bajos" de la UE, con un descenso del 5,9 % en el último año móvil del que se tienen datos (diciembre 2013-noviembre 2014).

     Sin abandonar la situación de los mercados, López recuerda que sigue vigente el embargo ruso y, aunque piensa que continuará, cree por otro lado que ha servido para implementar otros destinos a los que exportar, principalmente países africanos, así como incrementar el envío a destinos orientales, fundamentalmente a Hong Kong.

     Respecto a la aplicación de la nueva Política Agraria Común (PAC), indica que genera aún "cierta incertidumbre", por ejemplo en cuanto a las ayudas que obtendrá cada productor, y que es mejorable en aspectos como la regionalización -"excesivamente rígida"-, aunque valora que el Gobierno haya trabajado "excepcionalmente bien" en la negociación.

     "No se ha conseguido todo lo que el sector ha pedido", pero ha habido logros "para que el productor tenga un nivel de apoyos que le permita seguir compitiendo en igualdad de condiciones con otros colegas de Europa", destaca.

     Por otra parte, el gerente de Asoprovac valora la unión del sector, ya sea en torno a una interprofesional o a las organizaciones de productores (OPs), una figura, esta última, que debe potenciarse este año a través de una normativa específica.

     El mercado, afirma, "te pide" la unión en organizaciones de productores porque "se está viendo que solo vales poco, y es necesario agruparse", aunque reconoce que la integración en el vacuno de carne es más compleja que en otros sectores ganaderos: "No es fácil ese proceso de integración y de unidad a la hora de producir, sacrificar o comercializar".

La Interprofesional, clave para abordar los retos del sector


     López alude también al papel de la Interprofesional Provacuno, creada en 2014, y que considera "una herramienta" que sirve para abordar "retos" del sector.

     Esta herramienta está "al servicio de los sectores" y son éstos los que tienen que dotarla económicamente porque, "cuando dependen de ayudas públicas, están ya de por sí condenados al fracaso; las administraciones no saben, ni tienen que saber", de mercados, señala.

     Defiende que hay interprofesionales que "están trabajando extraordinariamente bien" y lo están haciendo "cuando están desapareciendo las ayudas públicas".

     Asoprovac es la organización profesional más representativa del sector productor de vacuno de carne español, agrupando un 70% de la producción española y más de 3.000 asociados en todo el territorio.

     Según el último informe anual del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, España contaba con un censo total de vacuno de carne de 5,6 millones de animales, lo que le sitúa como la quinta potencia europea del sector, y una producción anual que supera las 580.000 toneladas.

     El sector vacuno representa el 5,8% de la Producción Final Agraria de España y cerca del 15% de la Producción Final Ganadera, y es el tercero en importancia en el ámbito ganadero, por detrás del porcino y el lácteo.