La Comunidad de Regantes del Guadalacín (Cádiz) ha salido al paso de las informaciones relacionadas con ella, mostrado su sorpresa de que desde ASAJA “se diga que no hay transparencia en todo este asunto, cuando desde el primer día se les ha mantenido informados a través de varias reuniones que se han mantenido con ellos”.

En este sentido, la Comunidad destaca que, en cuanto a la reparación de la subestación, “va a buen ritmo y se espera que la empresa que está ejecutando las obras cumpla con los plazos acordados y así se lo exigirá también la compañía de seguros”, para mostrar su sorpresa de que la medida provisional, consistente en la conexión a cuatro puntos de las líneas eléctricas, para suministro eléctrico, que el pasado 13 de marzo propuso Endesa, no entiende por qué, a día de hoy y cuando las obras comenzaron el 18 de mayo, “cuando ya se han cumplido todos los trámites legales exigidos para tales enganches, por parte de la mencionada empresa no se ha comenzado a suministrar la energía necesaria para cuatro estaciones de bombeo”.

En este sentido, reconocen que para intentar acortar los plazos, en varias ocasiones se ha mantenido contacto y reuniones tanto con los Delegados Territoriales de la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, y de la Consejería de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo, como con SEIASA (Ministerio de Agricultura) y además con el Viceconsejero de la Consejería de Agricultura Pesca y Desarrollo Rural, para su intermediación ante Endesa.

Se reconoce que “dado el mal estado de conservación”, en las últimas tres campañas de riego ha habido dificultades para el abastecimiento

En cuanto a las paradas de los grupos electrógenos, la Comunidad de Regantes del Guadalacín indica “que se deben a dos motivos: uno para hacerles el mantenimiento al que obliga la empresa propietaria y, otro, por las averías que pueden surgir”. Sobre el caudal, señala que la Comunidad no ha reducido el que se contempla en el proyecto de modernización. (1,25. l/seg/Ha)

Sin embargo, aclara que “lo que si ocurre, tanto en esta situación de excepcionalidad como en la de campañas de riego normales, es que, cuando un bloque de riego, en un momento puntual, demanda una gran cantidad de agua, se avisa a los regantes afectados que tienen que adaptarse al caudal contemplado en el proyecto, en función del número de hectáreas, si quieren regar a la vez, ya que el dimensionamiento de los diámetros de las tuberías está diseñado y calculado bajo este y otros criterios técnicos del citado proyecto”.

Asimismo, se señala que el pasado día 22 de mayo, la Consejería de Medio Ambiente, tuvo que cortar el agua en el canal trozo XIV (Torrecera), a través del cual se abastece la balsa de Chipipi, debido al hundimiento de la solera que se localizó dentro del túnel.

El día siguiente, empleados de la citada Consejería (Titular del canal) empezaron los trabajos previos de reparación, pero ante la fuerte demanda de agua que había en el sector IV, la Comunidad, el día 26, optó, como medida urgente, por poner los medios propios (humanos y materiales) para acelerar la reparación ya que había otro problema añadido y era que esa noche habría que cortar el bombeo porque la balsa se quedaría sin agua. Gracias a esta reparación de emergencia, se pudo empezar a meter agua en la basa a las 2.00 de la madrugada del día 28, y empezar a bombear a las 12.00 de ese mismo día.

También se indica que “dado el mal estado de conservación, por falta de inversión pública, de este trozo XIV, en las últimas tres campañas de riego se están teniendo dificultades para el abastecimiento ya que, en determinados momentos, se demanda más agua de la que puede transportar el canal hacia la balsa, debido a este deficiente estado de conservación”. De hecho, los regantes de la zona han visto cómo, en campañas anteriores, se ha tenido que parar el bombeo durante varias horas para dar tiempo a recuperar el nivel de agua embalsada.

Finalmente, en cuanto a las reclamaciones de regantes, en la Comunidad de Regantes del Guadalacín solo se ha recibido una por daños en el cultivo por falta de agua –causada por el hundimiento de la solera del canal trozo XIV- de la que se ha dado parte al seguro de responsabilidad civil, para indicar desde la propia Comunidad de Regantes del Guadalacín que aunque no haría falta, en este caso es bueno recordar que los miembros que formamos parte de los órganos de la Comunidad, somos regantes y, por tanto, esta situación nos afecta de lleno al igual que al resto de comuneros, y que nuestro interés, como el de todos, es que esto se solucione cuanto antes para poder tener una campaña de riego que transcurra con normalidad posible”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here