La Comunitat cuenta con más de 190.000 hectáreas para la producción de trufa

0
7

   "Por lo que Castellón -ha asegurado Alfredo González- es la provincia de la Comunitat Valenciana más adecuada para la producción de trufa debido a sus favorables condiciones de clima, vegetación y suelo.

   El aprovechamiento de la trufa tiene dos variantes, por un lado la trufa silvestre, recolectada en el medio forestal y la trufa producida en las plantaciones truferas. Si bien es cierto, que la producción natural está descendiendo debido a la evolución natural de los bosques hacia masas densas de árboles y arbustos, en donde el hongo de la trufa no encuentra las condiciones apropiadas para su desarrollo.

   Precisamente, para lograr un mejor aprovechamiento económico del recurso micológico por parte del propietario de los terrenos, el Plan de Acción Forestal de la Comunitat Valenciana establece la posibilidad de crear cotos de setas y hongos. 

   "Se trata de priorizar la propiedad de los recursos para el propietario forestal, frente a la posibilidad de que un excursionista se lleve las setas, el objetivo es proteger los recursos y que suponga una oportunidad económica para el propietario forestal", ha destacado González.

    Para ello, deben obtener la declaración como coto por la Conselleria de Infraestructuras, Territorio y Medio Ambiente, tal y como se está haciendo en otras Comunidades Autónomas.

   Los cotos micológicos tendrán por objeto la puesta en valor del recurso micológico mediante un aprovechamiento sostenible del mismo, que garantice su persistencia y sea compatible con el resto de servicios ambientales suministrados por el monte, así como fomentar el desarrollo rural de las zonas en las que se encuentren y la obtención de una mayor rentabilidad social y económica del monte.

   Estos cotos podrán constituirse tanto en montes públicos como privados que alcancen una superficie, igual o superior, a la superficie administrativa mínima y que pertenezcan a un solo propietario o a varios colindantes que se hayan unido mediante algún documento jurídico para gestionar el aprovechamiento micológico de sus terrenos. 

   Los titulares de los cotos podrán regular las condiciones de acceso a los mismos y establecer el importe por permitir realizar la recolección del recurso micológico, así como ceder la gestión a un tercero. Los ayuntamientos podrán regular, mediante ordenanzas municipales, la constitución y funcionamiento de cotos micológicos.

   Según recoge el PATFOR Los cotos deberán estar debidamente señalizados con la siguiente leyenda: "Coto micológico. Aprovechamiento de setas y otros hongos. Prohibido recolectar sin autorización", especificando además el nombre de la finca. Estos carteles se situarán de forma visible en caminos de acceso al predio así como en sus lindes.