La continuidad de Pescanova es “absolutamente necesaria”, según Arias Cañete

0
3

    Pescanova presentó este lunes y ante el Juzgado de lo Mercantil de Pontevedra la solicitud de concurso voluntario de acreedores, coincidiendo con el cumplimiento de la fecha límite para entregar los datos de sus cuentas a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

      Por su parte, su presidente, Manuel Fernández de Sousa Faro, ha dado a conocer que vendió durante diciembre, enero y febrero "un paquete significativo de sus acciones".

     Arias Cañete ha incidido en que Pescanova tiene una "actividad muy intensa", es un "referente" para el sector pesquero y en que espera que la situación se solucione rápidamente, la CNMV tome las medidas oportunas "a los efectos de que se cumpla la legalidad" y se reanude la "actividad de la empresa" con normalidad.

La CNMV puede sancionar la venta de las acciones

    El presidente de Pescanova, Manuel Fernández de Sousa, puede ser sancionado por vulnerar la Ley del Mercado de Valores por la comisión, al menos, de una falta muy grave al no comunicar en su día la venta de un paquete muy significativo de sus acciones que llevó a cabo en diciembre, enero y febrero.

     Según un hecho relevante publicado en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el presidente de Pescanova admitió la venta meses atrás de 1,98 millones de títulos que poseía en la compañía y de las que no consta apunte alguno en los registros oficiales del organismo supervisor y cuyo último cambio figura con fecha de agosto de 2012.

     Según la normativa vigente, los administradores y los inversores relevantes están obligados a comunicar a la CNMV los cambios de sus participaciones, y tienen para hacerlo, cuatro días hábiles bursátiles.

      La última comunicación de cambios en la participación que controla en Pescanova el presidente de la compañía, Manuel Fernández de Sousa, tiene fecha de seis de agosto de 2012 y señala que controla directa e indirectamente el 15,426 por ciento de la sociedad.

    Fernández de Sousa ha señalado en un comunicado a la CNMV que vendió algo más de la mitad de la participación que controlaba de Pescanova a largo de diciembre de 2012, enero y febrero de 2013 y que ahora posee el 7,45 por ciento de la compañía.

     En la nota de prensa ha indicado que vendió a través de las sociedades Inverpesca y Sociedad Anónima de Desarrollo y Control "un paquete significativo de sus acciones", que le "generó importantes pérdidas", con la finalidad de proporcionar liquidez a la compañía.