La contratación de temporeros españoles se equipara ya a la de los extranjeros

0
6

     En Cofruval, el porcentaje de trabajadores españoles también ha alcanzado el 40% y se da la circnstancia de que, por ejemplo,, en Puigmoreno personas altamente cualificadas como licenciados han sido contratadas para la campaña del melocotón, según  seañala Msría Quílez en www.lacomarca.net

     Mientras que en las explotaciones de las cooperativas turolenses, los contratos a extranjeros se realizan en el país de origen, Caspe cuenta con una única bolsa de trabajo del Instituto Aragonés de Empleo con el objetivo de evitar duplicidades y simplificar, así, el proceso de búsqueda de mano de obra.

La fruta prevé un aumento del 20% en la producción

    Por otra parte, el sector frutícola bajoaragonés se muestra satisfecho con la previsión de la cosecha de cereza, albaricoque y melocotón de este año que crecerá, según las primeras estimaciones, entre un 20 y un 30% con respecto al año 2013.

    La escasa presencia de heladas, pedrisco y temperaturas extremas en los campos ha provocado una buena polinización, al menos por el momento. Pese a que la cereza temprana sufrió daños en algunas zonas de Chiprana y Caspe, el resto de variedades presenta condiciones óptimas y la producción del territorio superará los 13 millones de kilos de cereza alcanzados la pasada campaña.

     Aunque la cereza temprana no es la variedad más abundante en el territorio, sí que supone una pérdida económica, puesto que es la que se vende a un precio más elevado. "Es cierto que se perdió el 20% de la cereza temprana, pero la tardía está supliendo las pérdidas y el balance es positivo", explicó el alcalde de Chiprana, Javier Nicolás, municipio en el que el año pasado se recolectaron 300.000 kilos de cereza y este ya se han superado los 350.000 kilos.

     Otros municipios donde se refleja esta tendencia positiva es Maella. Empresas como la familiar Frutas Julia tienen buenas previsiones.  En lo que respecta al albaricoque, desde cooperativas como Cofruval, en Puigmoreno, aseguran que la campaña se está desarrollando con normalidad pero la tormenta de granizo de mayo en la localidad ha provocado un aumento del 10% de afecciones con respecto a 2013.