La cooperativa Manzanilla Olive adquiere las instalaciones de Agro Aceitunera

0
14

    El encuentro ha contado con la asistencia y el apoyo de la Delegación de Agricultura en Sevilla, a través de su titular, Francisco Gallardo, en línea con el respaldo que viene ejerciendo sobre la cooperativa desde su constitución, así como por la importancia de la operación para la agroindustria de la provincia.

     En virtud de la firma, Manzanilla Olive adquiere 70.000 metros cuadrados de instalaciones a las afueras del término municipal de Utrera, lo que, en opinión de su presidente, Manuel Guillén, “supone un salto cualitativo en la gestión de la cooperativa”, desde que hace dos años y medio se constituyera por la integración de nueve entidades sevillanas dedicadas a la aceituna de verdeo, concentrando el 20% de la producción de la aceituna manzanilla de la provincia.

     Desde entonces hasta ahora, Manzanilla Olive se ha centrado en la comercialización conjunta de graneles utilizando como sede social las instalaciones de la cooperativa Nuestra Señora de Las Virtudes, en La Puebla de Cazalla.

    No obstante, gracias a la adquisición de las instalaciones de Agro Aceitunera, los socios trasladarán su sede social a Utrera, donde además contarán con infraestructuras para el almacenamiento, el entamado y el envasado, generando así valor añadido para el producto e incorporándose, con ello, a la cadena agroalimentaria.

     Manzanilla Olive, constituida en septiembre de 2010, es fruto de las gestiones realizadas por FAECA-Sevilla en estrecha colaboración con la Delegación provincial de Agricultura y los consejos rectores de las cooperativas Mairena Agrícola, de Mairena de Alcor; Agrícola Carmonense, de Carmona; Olivarera La Campana, de La Campana; Nuestra Señora del Rosario, de Fuentes de Andalucía; Labradores de la Campiña, de Arahal; San José y Las Virtudes, de La Puebla de Cazalla; San Antón, de Pruna, y SAT Aceituna de Verdeo, de Paradas.

El objetivo de su integración fue, desde el primer momento, concentrar la mayor oferta posible para reducir costes y ganar dimensión en el mercado de la aceituna de mesa. Ahora, con este nuevo paso, adquiere una nueva dimensión y tratará de seguir aunando esfuerzos en el mercado de la aceituna de mesa para lograr mayor valor añadido para el producto –entre 30 y 35 millones de kilos según campañas-, así como rentabilidad para sus 6.500 socios y riqueza para los numerosos municipios sevillanos en los que desarrolla su actividad.

    Como resultado de la compra de las instalaciones de Agro Aceitunera, el grupo cooperativo Manzanilla Olive, con unos 30 millones de euros de facturación anual, se consolida como una de las empresas más importantes del sector de la aceituna de mesa a nivel nacional, afianzándose como tercer grupo cooperativo en el ramo.

    A partir de ahora, y en primer lugar, el grupo aceitunero acondicionará las instalaciones de Utrera, efectuará su puesta a punto y realizará las gestiones necesarias par lograr las certificaciones de calidad ISO 9001, ISO 14001, así como otras de carácter internacional tipo BRC e IFS, que le permitan iniciar el camino de la exportación de envasados y graneles.

    Las nuevas infraestructuras permitirán a Manzanilla Olive almacenar la aceituna de los enlaces de campaña, que obligatoriamente se producen, en instalaciones propias y evitar el pago de maquilas externas de elevado coste. El ahorro previsto servirá, en opinión del presidente Manuel Guillén, para amortizar una buena parte de la inversión.

    Finalmente, cuando la fábrica esté preparada para su perfecto funcionamiento, la cooperativa sevillana tiene en proyecto iniciar la aventura de los transformados de aceitunas verdes y aceitunas negras oxidadas –deshuesados, rellenos, rodajas, etc.-, lo que le permitirá trabajar a terceros ampliando su gama de productos tanto a granel como envasados.