La corta cosecha de aceite de oliva golpeará los márgenes de los envasadores y acaba con el 3×2

0
37

       Estas últimas compañías industriales soportarán una caída en los márgenes de beneficio, al tener que comprar la materia prima más cara -ante la menor oferta existente; es la ley de la oferta y la demanda-, tal y como reconocen abiertamente algunas de las mayores aceiteras del país, incluso alguna cotizada en Bolsa.

     En concreto, el primer aforo de la Junta de Andalucía, el mejor termómetro hasta la fecha para anticipar las cosechas para esta Comunidad, principal olivar mundial, y en España, apunta una producción para la actual campaña 2014-2015 de 784.000 toneladas. En el mundo, la cifra rondará 2.560.000 toneladas, un 19 % menos, arrastrada a la baja por España y Portugal, según el COI.

     Este año cobrarán más protagonismo si cabe, los aceites de Túnez, cuya producción crecerá mucho, hasta 260.000 toneladas, o Grecia, que disparará un 122 % sus datos, hasta 300.000 toneladas, mientras que Turquía también será un codiciado actor, ya que contará con 190.000 toneladas -cifras parecidas al año pasado-. Siria y Argentina, sufrirán, por su parte, fuertes correctivos.

Menos aceite almacenado en las almazaras


      En España, las almazaras de Infaoliva remarcan que, este año, las disponibilidades alcanzarán 1.281.000 toneladas, si se incluye en el balance del "haber" las 497.800 toneladas de "enlace" de campaña.

      En las almazaras se almacenan 340.500 toneladas (el 1% menos respecto a la media de los cuatro ejercicios precedentes) y, en las envasadoras, refinerías y operadores se sitúan otras 157.300 toneladas, un 17% superior a la media. Pero, si se mantienen estables el consumo interno y las exportaciones, las almazaras ven posible que falten 360.000 toneladas para abastecer los mercados, explican las almazaras.

     Sin embargo, está por ver, si el posible alza de los precios no termina lastrando las ventas en España -como ha ocurrido en otras épocas en las que se encareció el aceite- y, especialmente, en la exportación, que es la que más ha tirado del sector, aunque eso no se haya traducido en una remuneración adecuada para el oleicultor.

Incertidumbre de cara a la próxima campaña


      Más incertidumbres se plantean de cara a la próxima campaña, la 2015-2016, porque si no llueve adecuadamente en noviembre, diciembre y enero, los olivos podrían resentirse aún más y arrojar pobres cifras de producción que, en ese escenario, sí provocarían una fuerte tensión en los mercados, bruscas subidas de precios y transferencia de consumidores hacia otras grasas comestibles.

      En cuanto a los precios, POOLred recoge del 25 al 31 de octubre descensos respecto a la semana anterior para vírgenes extra, vírgenes y, especialmente intensas, en el caso de los aceites de calidad inferior. En cambio, repuntaron los lampantes. Los primeros se pagan en origen a 2,66 euros/kg; los segundos, a 2,48; los terceros, a 1,09 y, los últimos, a 2,44 euros/kg.

     Durante la semana del 23 al 29 de octubre, la negociación en el Mercado de Futuros ha alcanzado un volumen de 334 contratos de aceite, correspondientes al mes de noviembre de 2014, y la ejecución de las operaciones se ha producido para los días 24 y 29 de octubre. Las contrataciones se han realizado a unos precios que han oscilado entre un mínimo de 2.400 y un máximo de 2.460 euros/t.