La cosecha de 2012 de La Rioja alcanza la calificación de “muy buena”

0
452

    La superior categoría de "calificada" que ostenta la DOCa Rioja exige la calificación de todos los vinos elaborados, depósito a depósito, lo que proporciona una excelente base técnica para la evaluación global de la añada, realizada por el pleno del Consejo Regulador mediante un procedimiento estadístico, establecido a tal fin con "total objetividad".

     Ha recordado que los requisitos para superar el examen de calificación se han elevado en los últimos años al incorporarse parámetros de calidad más exigentes para que Rioja se mantenga en los mercados como un referente de los vinos de calidad.

     El Consejo Regulador de la DOCa Rioja, formada por La Rioja, País Vasco y Navarra, ha calificado, al final, 244,74 millones litros, de los que 12,59 son de blanco, 12,70 de rosado y 219,45 de tinto.

     El resto de vinos elaborados, hasta el total de 252,17 millones de litros presentados a la calificación, no ha sido calificado en su mayor parte por corresponder a excesos de rendimiento en la producción (6,52 millones de litros).

     Un total de 49 muestras han sido rechazadas por no superar la prueba analítica o sensorial, "lo que da idea del alto grado de perfeccionamiento técnico alcanzado en las elaboraciones", ha dicho.

     El Consejo Regulador ha explicado que la uva cosechada presentó, en su mayor parte, un "magnífico" estado sanitario y un "excelente" equilibrio madurativo entre graduación alcohólica y polifenoles, lo que permitió elaborar vinos de gran calidad, con buena estructura polifenólica, especialmente aptos para la crianza en barrica y larga guarda.

    También ha destacado la gran profesionalidad de los viticultores y de las bodegas al planificar el desarrollo de la vendimia, ya que la maduración se presentaba de forma desigual entre las diferentes parcelas, lo que exigió realizar de una manera selectiva la vendimia para obtener la máxima calidad en cada uno de los viñedos.

354,9 millones de kilogramos de uva


     Ha recordado que el volumen total de producción de la cosecha 2012 en Rioja fue de 354,9 millones de kilogramos de uva, con uno de los rendimientos por hectárea más bajos de las últimas dos décadas (5.710 Kilogramos por hectárea) y un descenso significativo respecto a la cosecha del año anterior, que fue de 387 millones.

     Las 62.154 hectáreas de viñedo productivo en la DOCa Rioja para esta cosecha 2012 se repartieron en 58.389 hectáreas de variedades tintas, de las que se obtuvieron 331 millones de Kilogramos de uva, y 3.765 hectáreas de variedades blancas, cuya producción fue de 23,8 millones de Kilogramos.

     La producción total finalmente amparada fue de 351,5 millones de Kilogramos de uva, ya que 3,4 fueron descalificados por excesos de rendimiento y se elaboraron un total de 253,84 millones de litros.

     El Consejo se ha referido a la que la situación general del viñedo riojano en la campaña 2012 se caracterizó por el buen estado vegetativo y sanitario que mantuvo durante todo el ciclo.

     La incidencia de las condiciones climáticas, en especial por la continuidad de la sequía que afectó al viñedo en las dos últimas campañas, condicionó la producción de una parte de los viñedos de la DOCa situados en tierras de secano.
 
     Como aspecto significativo de la campaña 2012, la maduración se produjo de forma desigual entre las diferentes parcelas de un mismo término, lo que obligó a realizar una vendimia selectiva.

Las primeras uvas vendimiadas en la Denominación los días 21 y 24 de agosto correspondieron a dos viñedos de las nuevas variedades blancas sauvignon blanc y chardonnay, ubicados, respectivamente, en las localidades riojanas de galilea y ausejo.