La cosecha de remolacha andaluza se disparará un 48 %, hasta 650.000 toneladas

0
3

EFE.- Los agricultores andaluces han sembrado este año alrededor de 8.000 hectáreas de remolacha que arrojarán, con estimaciones aún muy provisionales, una producción de 650.000 toneladas, un 47,92 % más que el año anterior, que se molturarán en la factoría de Azucarera (British Sugar) de El Portal (Jerez).

Así lo han asegurado a Efeagro fuentes de las organizaciones agrarias, que apuntan además que la campaña de recolección se inicia el próximo 6 de junio y será muy larga, hasta finales de agosto, con previsibles problemas para que la azucarera de El Portal, la única andaluza abierta tras el proceso de reestructuración, pueda molturar adecuadamente toda la raíz.

No obstante, esta cifra de cosecha esperada representa un descenso del 45,93 % respecto a la media del período 2006-2009.

Por su parte, la Consejería de Agricultura y Pesca de la Junta de Andalucía estima una producción algo menor, de 622.740 toneladas este año, de los cuales 496.900 toneladas corresponden a Sevilla, 125.600 a Cádiz y 1.140 a Córdoba.

El responsable de algodón de la Federación Andaluza de Empresas Cooperativas Agrarias (Faeca), Jesús Valencia, ha asegurado que el cultivo tiene un desarrollo "muy bueno", aunque hasta que no entren las máquinas en el campo no se sabrá realmente el estado de la raíz y su polarización o riqueza en azúcar.

Valencia ha recordado que las zonas productoras del Bajo Guadalquivir andaluz han vivido un período de lluvias prolongadas durante el desarrollo vegetativo de la remolacha y, por tanto, puede haber problemas de enfermedades ligadas a la humedad como podredumbres o lepra.

No obstante, ha confiado en que la campaña sea mejor a la anterior, tanto en producción como en riqueza.

El presidente de Asaja-Sevilla, Ricardo Serra, ha asegurado que costará trabajo que la única azucarera que queda abierta esta campaña en Andalucía (Jerez, Cádiz) pueda moler toda la producción de remolacha de la campaña.

En opinión de Serra, la situación actual de la remolacha es una demostración "lamentable" de que "algunos pueden equivocarse sin que ello tenga ningún tipo de consecuencia", en referencia a la última reforma comunitaria del azúcar de 2006 que provocó el recorte de capacidad productiva y fabril.

Para Serra, "se han cargado" 80 fábricas azucareras en toda Europa mientras que, de las tres que había en Andalucía, tan sólo quedan tres, lo que ha provocado que haya una demanda no cubierta de materia prima en la UE, especialmente grave durante las pasadas Navidades para los fabricantes de dulces de la localidad de Estepa.

Por su parte, el secretario de Organización de COAG Andalucía, Eduardo López, ha resaltado que la reforma del sector azucarero ha sido muy dañina para Andalucía, al desmantelar un número importante de hectáreas y dos industrias.

En su opinión, la deslocalización se traduce en más paro y pobreza para la Comunidad andaluza, pese a que ha empezado a haber déficit de materia prima, cuyo precio internacional se ha disparado.

"Todos los expertos de la UE que apostaron por la reforma de la Organización Común de Mercado (OCM) del azúcar han fallado; y el fracaso ha sido estrepitoso", ha afirmado López.

El responsable de cultivos industriales de UPA-Andalucía, Juan Sánchez, ha explicado que la buena producción -650.000 toneladas- superará la capacidad de molturación de la única factoría azucarera que queda abierta en Andalucía, que se sitúa en 550.000 toneladas.

Sánchez ha advertido que este hecho provocará pérdida de rendimientos al tener que entregar muy pronto, antes incluso que se haya madurado totalmente el tubérculo, y el retraso de la campaña hasta finales de agosto, lo que se traduce en pérdidas económicas para el remolachero -habrá más podredumbres y menor riqueza en azúcar del tubérculo-.

La escasa capacidad fabril que ha quedado como consecuencia de la reestructuración del sector "puede provocar un caos gordo" este año, ha sentenciado Sánchez.

En España, la reestructuración del sector europeo, que se completó en el año 2008, supuso el abandono del 50 por ciento del cultivo para la fabricación de azúcar de cuota, a partir de remolacha, de manera que la producción atribuida a las empresas españolas pasó de un millón de toneladas a tan sólo medio millón.

El peso del negocio azucarero se ha ido reduciendo en Andalucía, con el cierre progresivo de ARJ de Linares (Jaén), Guadalfeo de Motril (Granada), La Rinconada (Sevilla) y Jédula (Jerez, Cádiz).