La crisis de las orujeras por la reforma eléctrica puede provocar más costes a las almazaras

0
5

    ANEO calcula pérdidas de hasta 110 millones de euros anuales para estas empresas, como consecuencia de un recorte de las ayudas de un 40% de media y del límite de horas anuales que les impondrán.   

    De momento, una extractora andaluza ya ha paralizado una de sus líneas de cogeneración eléctrica, ante la previsión de este recorte de las primas, según ha podido saber Efeagro, y sería la primera damnificada.

    Si hubiera cierres, resalta ANEO, los residuos se quedarían en las almazaras, pero algunas de ellas sólo tienen capacidad para un par de días de almacenaje de estos alpeorujos en sus balsas.

    Las almazaras perciben una contraprestación económica de las extractoras de 2 pesetas (0,01 euros) por kilo de subproducto retirado, beneficio no muy alto, pero que completa sus balances.

     Almazaras y agricultores se verían muy afectados porque no podrían repercutir en el consumidor los mayores costes de explotación, ante la presión que ejerce la gran distribución, por lo que serán los que "sufran" más la crisis, según fuentes del sector.

     España cuenta con 1.600 almazaras frente a 60 extractoras. Estas últimas elaboran aceite de orujo, cuya facturación suma 130 millones de euros anuales sólo en exportación, y generan más de 2.000 empleos directos y 15.000 indirectos.

La orujera es la que "tiene la llave" de las almazaras


    "La orujera es la que tiene la llave de la almazara, y si esta última no puede dar salida a su orujo se vería totalmente desbordada y abocada al cierre", advierte también el responsable de aceite de Cooperativas Agro-alimentarias, Rafael Sánchez de Puerta.

    "Es un problema grave, además, por la inseguridad jurídica" de unos cambios normativos que llegan "de buenas a primeras" y ponen en gravísimas dificultades económicas y de rentabilidad a las empresas.

    Los cambios normativos en las retribuciones a determinadas fuentes de energías tendrían en las orujeras y las plantas de biomasa algunas de sus principales perjudicadas, según De Puerta.

    Pero también tendrían problemas otras que cuentan con sistemas de cogeneración o de generación eléctrica, según el caso, como plantas de purines, centrales lecheras y fábricas de concentrado de tomate o de transformación hortofrutícola, a las que se suman las cooperativas que han instalado paneles solares en sus tejados.