La cumbre presupustaria de la UE nombrará a Mersch, en contra de la opinión española

0
13

La cumbre que se celebrará este jueves y viernes fue convocada con el objetivo de que los Veintisiete se reunieran para centrarse en las negociación del próximo presupuesto plurianual 2014-2020, dejando en principio al margen otros asuntos.

El Gobierno español decidió el pasado 5 de noviembre bloquear el nombramiento del gobernador del Banco Central luxemburgués, Yves Mersch, como nuevo miembro del BCE.

Tras el bloqueo español en el procedimiento por escrito, los líderes europeos tendrían que tomar ahora una decisión por mayoría cualificada, por lo que el nombramiento de Mersch seguramente saldrá adelante, según fuentes comunitarias.

Oficialmente, España defendió su decisión porque quería "debatir el nombramiento de un puesto tan importante a nivel del Consejo Europeo y no adoptarlo por el trámite del procedimiento por escrito", aunque fuentes diplomáticas españolas confirmaron a Efe que el país tiene "otras muchas razones".

"Una de ellas" es, según las citadas fuentes, que una vez se cree el supervisor bancario único europeo, rol que recaerá sobre Fráncfort, "las funciones del BCE se ampliarán" y con ello cambiará el perfil de los miembros de su comité ejecutivo.

El ministro español de Economía, Luis de Guindos, ha afirmado que España "no va a renunciar nunca" a obtener un puesto en el comité ejecutivo del BCE.

El pleno de la Eurocámara también rechazó el nombramiento de Mersch en protesta por la ausencia de mujeres en las altas instancias de la autoridad monetaria, una postura que no es vinculante para su designación definitiva.

En julio pasado los ministros de Economía y Finanzas de la eurozona y del conjunto de la UE recomendaron de forma oficial el nombramiento de Mersch para ocupar en los próximos ocho años el puesto que hasta entonces mantuvo el español José Manuel González-Páramo.

España aspiraba a ocupar una silla en el comité del BCE por tercera ocasión tras catorce años de presencia en ese comité, desde que en 1998 accediera al cargo Domingo Solans, que fue sustituido por José Manuel González-Páramo en el periodo de 2004-2012.

Para ese puesto era candidato el director del servicio jurídico de la entidad, Antonio Sáinz de Vicuña, de quien fuentes diplomáticas españolas subrayaron tras el bloqueo del nombramiento de Mersch su perfil jurídico adecuado para las futuras nuevas funciones de la entidad como supervisor bancario de la eurozona.