La Denominación de Origen Navarra pone fin a una bendimia tardía con buenos resultados

0
7

   El 90% de las uvas vendimiadas corresponden a variedades tintas (Tempranillo, Garnacha, Cabernet Sauvignon, Merlot, Graciano, Mazuelo, Syrah y Pinot Noir) y el resto son blancas (Chardonnay, Viura, Moscatel de Grano Menudo, Malvasía, Garnacha Blanca y Sauvignon Blanc) recogidas en las cinco zonas de la Denominación: Ribera Alta, Ribera Baja, Valdizarbe, Tierra Estella y Baja Montaña que componen las 11.400 hectáreas de viñedo.
   
   La vendimia se iniciaba hacia el día 10 de septiembre con un retraso de 20 días respecto a la campaña anterior causado por un inusual invierno lluvioso y a una fría primavera con temperaturas bajas que se prolongaron hasta finales de junio, lo que propició una ralentización de la maduración de la uva.

    Una vez comenzada, la vendimia se ha prolongado hasta mediados de noviembre. Dadas las diferencias que presentan las distintas zonas de la Denominación de Origen y las variedades que ampara, suele ser habitual que la campaña se dilate en el tiempo.

   La uva que se ha recogido presenta una buena calidad que propiciará la elaboración de grandes vinos blancos, rosados y tintos gracias al trabajo y al esfuerzo de los viticultores y técnicos de las bodegas navarras.

(Foto: www.lezaun.com)