La Diputación de Cádiz licita el contrato para instalar minieólicas

0
12

   Esta iniciativa forma parte del Plan de Ahorro Energético que el presidente de Diputación, José Loaiza, presentó el 26 de diciembre con una dotación global cercana a los 7 millones de euros. Este programa contiene actuaciones para instalar sistemas sostenibles de producción de energía, abaratando la factura eléctrica de los Ayuntamientos y reduciendo emisiones contaminantes. Las diferentes obras se distribuyen en los 36 municipios de la provincia de Cádiz con población inferior a los 50.000 habitantes. Las características de cada licitación pueden consultarse en el perfil del contratante del IEDT (www.iedtcadiz.es).

   El programa completo de Diputación –diseñado por la Agencia Provincial de la Energía- abarca diferentes sectores: renovación del alumbrado público exterior, así como sustitución de luminarias en el interior de edificios municipales; producción de agua caliente sanitaria mediante energía solar; así como el desarrollo de diferentes experiencias piloto. La instalación de minieólicas en Jimena se comprende en esta última y novedosa tipología.

    Antes de determinar dónde se instalan las citadas minieólicas, la empresa adjudicataria tendrá que definir un estudio del potencial eólico de Jimena. Este informe marcará, no obstante, referencias más amplias: de hecho permitirá concretar un mapa del viento de toda la comarca del Campo de Gibraltar que se podrá consultar por Internet con una actualización mínima de 10 minutos.

    El contrato obliga a tomar datos in situ a través de diferentes estaciones ubicadas en centros edificios públicos de Jimena, San Pablo de Buceite y San Martín del Tesorillo (en colegios, ayuntamientos, centros de salud o casas de la cultura, por ejemplo). Estos datos se recopilarán durante 5 meses y, una vez tratados, ayudarán a expresar una propuesta de instalación de sistemas minieólicos.

    El montaje se llevará a cabo buscando la mayor integración posible con el entorno urbano y con los sistemas de distribución eléctrica ya existentes, instalando cuantos aerogeneradores sean necesarios para cubrir, como mínimo, una potencia instalada de 60 kilowatios.