La Diputación de Valencia aprueba la constitución de 111 brigadas forestales

0
12

EFE.- Las brigadas organizadas estarán compuestas por cinco integrantes cada una y actuarán en toda la provincia para desarrollar labores de defensa y conservación del patrimonio forestal, según ha informado la Corporación provincial en un comunicado.

El diputado popular de Medio Ambiente, Salvador Enguix, ha destacado que la entidad provincial tiene “un cometido de asistencia municipalista y de cooperación económico-técnica con los municipios de la provincia, en pro de la defensa de los montes” de la Comunitat.

Asimismo, ha hecho hincapié en la “necesidad” de conservar y preservar el patrimonio natural a través de la formación de equipos especializados en la lucha indirecta-prevención y lucha directa-extinción contra el incendio forestal.

Las tareas de las brigadas forestales se centran, según ha recordado, en la vigilancia diaria en el monte, la limpieza y mantenimiento de fajas auxiliares, cunetas y caminos, la creación de pistas y entradas para los accesos al monte, la eliminación de residuos vegetales, poda y desbroce y limpieza y control de la vegetación en cauces y barrancos.

Del mismo modo, se ha referido al “gran esfuerzo presupuestario” de la entidad provincial para la dotación anual de recursos humanos y materiales necesarios en la lucha indirecta como en la lucha directa contra el siniestro forestal y en otras emergencias.

Las brigadas forestales de la campaña 2014 estarán compuestas por cinco personas cada una -555 brigadistas forestales en total- distribuidas por zonas de actuación en la provincia, cada una a cargo de un coordinador de brigadas.

Estos efectivos comenzarán su actuación en el mes de enero con la finalidad de ampliar el periodo de los trabajos silvícolas preventivos.

El próximo año se adelantará el comienzo de constitución de la Campaña de las brigadas forestales -cumpliendo los 12 meses de contrato-, aumentando el tiempo de actuación en los trabajos silvícolas de prevención en la lucha indirecta como en la lucha directa.

La limpieza del monte durante los meses de invierno-primavera, la programación de los turnos de actuación y la duplicación de algunas brigadas en las comarcas donde se ha comprobado su necesidad, minimiza la probabilidad y peligrosidad de aparición de los incendios forestales y otras emergencias en los meses estivales, según las fuentes.