La Directora de Ordenación e Inspección de la Comunidad de Madrid inauguró oficialmente la VIII edición del Master de Seguridad Alimentaria del ICOVM

0
7

Con una Sociedad cada día más concienciada sobre la escasez del agua y un sector empresarial amplio, heterogéneo, especializado y competitivo; España afronta, bien situada, el reto de la sostenibilidad en la gestión del agua y de la internacionalización de su industria.

Nuestro país, por sus características intrínsecas, padece una tradicional y acusada irregularidad “temporal” y “espacial” de la oferta y de la demanda de recursos hídricos. Éste hecho, motivó que, desde los años 50, el sistema de abastecimientos de agua para “uso urbano” o para el “medio rural”, tuviese que aumentar, por obligación, su capacidad de almacenamiento y regulación, a la vez que se fomentó la solidaridad territorial, con interconexiones puntuales “intra” e “inter” cuencas. En pocas décadas, como consecuencia de la implementación y mantenimiento de unos importantes planes a largo plazo de inversión pública en infraestructuras del agua, el sistema de abastecimientos español se convierte en uno de los más complejos y evolucionados, gracias también a unas estructuras de gestión pioneras y utilizadas como modelo en otros países, -caso de las Confederaciones Hidrográficas y de las Comunidades de Regantes- al desarrollo empresarial amplio y diversificado y a un tejido industrial nacional especializado y competitivo.

En los últimos años, la problemática del agua en nuestro país, se ha agravado por el incremento sostenido de la demanda (vinculado directamente al incremento de la población, un 13,6% en los últimos diez), la cada vez mayor competencia entre diferentes usos y territorios y a las consecuencias del cambio climático (que provoca más irregularidad en las precipitaciones con periodos de sequía más prolongados).

El riesgo de situaciones de restricciones en los abastecimientos de agua es mayor, con el consiguiente debilitamiento de la actividad económica, en especial, del sector agroalimentario o turístico, claves en la economía española. Esta situación ha motivado la implementación de planes de ahorro y modernización de infraestructuras, así como, el impulso de nuevas fuentes de agua a partir de la desalación y la reutilización de aguas regeneradas procedentes de tratamiento.

Los factores clave de ahorro de agua que permitirán garantizar el sistema de suministro de agua en España en “condiciones normales”, serán el mantenimiento de la inversión pública en infraestructuras hidráulicas, la gestión integrada de usos con un adecuado control y vigilancia de caudales y consumos de agua y energía, junto con el empleo de las últimas tecnologías, así como, medidas e incentivos que promocionen las buenas prácticas de ahorro de agua entre todos los usuarios, especialmente, en aquellos sectores que más agua consumen y más agua pueden ahorrar, caso de la agricultura. En “condiciones de crisis” y para “usos de lujo” el sistema debe recurrir a las nuevas fuentes vinculadas al tratamiento de aguas residuales o de desalinización y al trasvase puntual de caudales “intra” o “inter” cuencas, decidiendo en cada caso con criterios técnicos la opción más adecuada.

En relación al grado de internacionalización o innovación de las diferentes empresas que conforman el sector empresarial del agua español, la Plataforma Tecnológica Española del Agua, está elaborando a partir de una encuesta a los principales agentes del sector, un informe, que tendrá carácter anual, titulado “Competitividad, innovación y gestión del cambio en las empresas y entidades del sector agua”. Los resultados del primer informe se darán a conocer a finales del 2010. No obstante, tanto en grado de internacionalización e innovación, el colectivo que más destaca es el de fabricación de tecnologías del agua, con el 42% de media de su cifra negocio en sectorial en exportaciones y un 3% de media de inversión en I+D+i. El bajo precio del agua como la falta de más incentivos públicos a gestores y usuarios para la compra y mejora de las instalaciones constituyen barreras al ahorro de agua y al desarrollo del sector.

Por todo ello, los retos y oportunidades entorno al agua, deben ser afrontadas desde la unidad, el conocimiento, la sostenibilidad y la innovación, características principales de la iniciativa INNOWATER, así como, de la citada Plataforma Tecnológica Española del Agua, creada en 2008, para fomentar la I+D+i como motor de la sostenibilidad en la gestión del agua y de la competitividad e internacionalización de las empresas españolas. Esta Red que integra a todo el sector del agua español está definiendo su Estrategia global y Agenda Estratégica de Investigación, estando prevista su aprobación en el mes de diciembre de 2010.

Asimismo, hay una serie de desafíos ambientales, comunes a todos los sectores y usuarios del agua, a tener en cuenta desde la perspectiva del proyecto INNOWATER. Entre ellos, destaca la necesidad del análisis y cálculo específicos de la huella hídrica en las diferentes actividades económicas y sectores industriales. Su determinación y conocimiento servirá para justificar la necesidad de tecnologías que contribuyen a su reducción y a un modelo económico más sostenible.

A pesar de la importancia creciente del sector del agua, tanto en lo social como en lo económico; tanto a nivel español como en el plano internacional, el sector adolece de una pobre y confusa representación en las estadísticas y registros oficiales, en la medida en la que dichos registros utilizan, en muchos casos, clasificaciones en función de la tecnología o materiales empleados más que la actividad o el destino de la industria. En este sentido, a continuación se muestran los principales resultados de un estudio realizado por la Plataforma Tecnológica Española del Agua (Julio`2010) que tiene como objeto principal la “delimitación del sector empresarial del agua español”, así como el análisis de sus magnitudes más relevantes, para que pueda servir de base para la realización en el futuro próximo de un estudio en mayor profundidad.
Del citado estudio preliminar, correspondiente a datos del 2007, se puede concluir que el sector del agua está formado por aproximadamente 24.008 empresas que ocupan a 212.320 personas, y facturan un total de 31.908 millones de euros. Un 97,72% de las empresas tenían la consideración de PYMES, mientras que un 2,28% eran grandes empresas, entendiendo por tales aquellas con 50 o más trabajadores y unos ingresos netos superiores o iguales a 5.700.000€.
España ha afrontado con éxito en las últimas décadas los dos grandes retos en materia de recursos hídricos, por un lado, su disponibilidad, y, por otro, su calidad; todo ello gracias a los planes y programas que se han venido desarrollando y que han permitido poner a disposición de los usuarios nuevos recursos provenientes de la desalación y reutilización y una reducción de los impactos que generaban los vertidos contaminantes.

En el apartado de la calidad ha sido especialmente significativa la influencia de dos hitos:

• La aprobación y posterior desarrollo del Plan Nacional de Depuración para el cumplimiento de la Directiva 91/271.
• La modificación del Reglamento del DPH para ejercer un mayor control y presión sobre los vertidos tanto urbanos como industriales, en definitiva poner a punto un nuevo modelo de gestión de vertidos.

Durante el período de vigencia del PND se ha pasado de un 40% de grado de cobertura en materia de depuración a más de un 80%, lo que ha provocado una mejora sustancial de todos los indicadores de calidad. Baste como ejemplo la mejora del parámetro que mide la materia orgánica en los sistemas de control de la red hidrográfica. En el año 1995, poco mas del 50% de los puntos de control medían una DBO por debajo de 3 mg/l; en el año 2.000 ya eran el 70% para llegar al 80% en 2005, lo que da idea de una significativa mejora de la salud de nuestros ríos.

En las dos últimas décadas hemos alcanzado un gran nivel en materia de infraestructura en el campo del tratamiento del agua:

• Instalaciones de tratamiento de agua potable que ahora se modifican para cumplir las nuevas exigencias comunitarias
• Sistemas de depuración para alcanzar los niveles exigidos en la Directiva 91/271 con capacidad para tratar hoy 3.500 Hm3/año.
• Infraestructuras para la regeneración y reutilización como fuente alternativa sobre todo para el riego agrícola, campos de golf, etc. que se han duplicado en los últimos años.
• Plantas de desalación que tendrán en los próximos años una capacidad próxima a los 1.000 Hm3/año lo nos convierte en una potencia mundial y a las empresas españolas en lideres a nivel internacional.

Este impulso de las infraestructuras ha venido de la mano de una apuesta decidida por la innovación y desarrollo tecnológicos en la que han jugado un papel fundamental tanto el Sector empresarial como las Universidades y los Centros Tecnológicos. Existe también un gran margen de optimización de la explotación en las EDAR y en las redes de colectores, en particular en dos frentes: gestión de información, para tratar numerosos datos heterogéneos, y en la mejora del control automático. Los nuevos controladores avanzados pueden mejorar la estabilidad del proceso, reducir impactos en los medios receptores y reducir significativamente gastos de explotación.

La internacionalización del Sector del Agua es vital para su supervivencia, y no sólo para vencer la apatía inversora en la que estamos inmersos, sino que es imprescindible para mantener una posición ganada con mucho esfuerzo en los últimos años compitiendo con empresas internacionales de muy alto nivel. Y ello dependerá en gran medida de nuestra competitividad, que se verá reforzada si somos capaces de aportar más innovación. Necesitamos para ello:

• Apoyo financiero para acometer proyectos innovadores
• Aumentar nuestra cuota participativa en proyectos de investigación europeos
• Recibir apoyo institucional por parte de comercio exterior, embajadas, etc.

La mejora de la eficiencia en la gestión de los procesos involucrados en el sector del agua precisa de la cooperación de distintos sectores, un adecuado sistema de información para tener una mejora continua, y una adecuada previsión de futuro. La competitividad global, el aprovechamiento de nuestras ventajas, y la adaptación a nuevos enfoques y métodos, definen la situación en la que nos movemos. El agua constituye un elemento de competitividad social y de calidad de vida, clave para las décadas futuras.

La Plataforma Tecnológica Española del Agua se ha consolidado, precisamente, como la gran red de cooperación público-privada para el fomento de la I+D+i entre los agentes científicos y tecnológicos nacionales del agua.

Liderada por la industria y el resto del sector empresarial del agua, tiene como misión la innovación y mejora constante de las tecnologías y procesos aplicables a la gestión sostenible del ciclo integral del agua, así como, la mejora del empleo, competitividad e internacionalización del sector. Una iniciativa “de todos y para todos” que cuenta con 250 entidades y más de 500 socios particulares.

El pasado 28 de septiembre se inició el proceso de definición y debate de la Estrategia Global 2010-2020 (ΣH2O) y de su Agenda Estratégica de Investigación. Una labor integradora y abierta a todos los usuarios y actores del sector del agua, para alcanzar una estrategia común, sólida y coherente, que sirva de base para avanzar en el desarrollo de nuevas soluciones tecnológicas para un uso y gestión más eficiente del agua.

La ΣH2O consta de cuatro partes: un Diagnóstico, cuyo objetivo es alcanzar un mejor conocimiento del sector y avanzar en el desarrollo de soluciones tecnológicas, para lo cual analiza los entornos y mercados nacionales, europeos y globales desde las perspectivas socio-económica, científico-tecnológicas y ambientales. Una segunda parte denominada Visión, que contempla tanto los objetivos como la visión de la Estrategia Global. Una tercera parte: Estrategia, que engloba tanto los programas generales como los de actuación y, finalmente, la cuarta parte, Gestión, que contempla los mecanismos de organización, gestión y control.

El proceso se inició en el III Encuentro PTAE, celebrado el pasado 28 de septiembre, día en el cual se presentó la primera versión (V1) de la ΣH2O; desde esa fecha y hasta el próximo día 20 de noviembre estará abierto el plazo para recibir aportaciones a estos textos iniciales. El 2 de diciembre se conocerá la versión V2 de la ΣH2O, una versión compactada sobre la que se podrá realizar nuevas aportaciones desde el 3 de diciembre hasta el 14 de diciembre. La versión Final (VF) de la ΣH2O se presentará el día 16 de diciembre, en el Acto de la Asamblea Constituyente de la PTEA y, finalmente, el 22 de marzo de 2011, día Mundial del Agua, se presentará la versión final publicada (VFP) de la ΣH2O

A todo este proceso están convocados, bajo el lema “El futuro del agua en tus manos”: Fabricantes de tecnologías del agua y relacionadas, empresas constructoras, centros de investigación, universidades, operadores y gestores de abastecimientos, ingenierías y consultorías, instaladores, empresas de servicios, de agua mineral y otras aguas embotelladas, empresas de acuicultura, de comercialización tecnologías del agua, balnearios, asociaciones y fundaciones del sector, usuarios intensivos: Industria, turismo y sector agrario.

El site www.elfuturodelaguaentusmanos.es sirve de canal de comunicación y participación. Esta web ofrece la información y el calendario del proceso, permite inscribirse a los eventos y en ella se podrán encontrar y descargar todos los documentos a debate, con la posibilidad de realizar aportaciones y participar en las entrevistas y encuestas que forman parte del estudio sectorial que realiza la Plataforma.

El próximo día 22 de marzo de 2011, día Mundial del agua, se presentará, como decía, públicamente la versión definitiva de la ΣH2O. La Plataforma Tecnológica Española del Agua agradece el esfuerzo de todos los expertos y entidades que participan en el proyecto y recuerda que toda aportación será bien recibida, toda contribución será valiosa; porque es importante que todos participemos de manera decidida y proactiva en la construcción del futuro de las tecnologías del agua, para alcanzar un mayor bienestar social y un desarrollo sostenible armónico a partir del conocimiento y la innovación permanente.

Por último, os quiero animar a todos a que accedáis a la web, conozcáis y realicéis aportaciones a la ΣH2O, una estrategia vital para la sociedad, la economía y el medio ambiente: El futuro del agua está en vuestras manos.