El grupo Comapa, especializado en la producción y comercialización de derivados del cerdo, ha garantizado que los jamones ibéricos de bellota que están siendo investigados por el servicio del Seprona de la Guardia Civil cumplían todas las normativas y que su precio, inferior a la media, estaba justificado, a la vez que asegura que su objetivo es “democratizar el jamón”.

Un portavoz de la compañía ha explicado este lunes 15 a Efeagro que las piezas -que se vendían a un precio próximo a los 180 euros- eran de “jamón ibérico de bellota con factor racial del 50%”.

Unos precios “justificados” y reconocen que no llevaban bridas por ser anteriores a las añadas de 2014

“Los precios en la Lonja oficial de Extremadura de 2013, 2014 y 2015 muestran que el coste de producción, incluyendo la materia prima, la salazón o la curación, se situaban entre los 105 y los 145 euros aproximadamente”, lo que en su opinión permite que posteriormente se comercialicen en torno a los 180 euros.

“La política de esta empresa siempre ha sido democratizar el jamón”, han insistido estas mismas fuentes en reacción a una información avanzada por medios digitales.

Los responsables de Comapa han insistido en que la inspección del Seprona no surge “de ninguna denuncia” concreta y se han mostrado confiados en que se compruebe que sus productos cumplen la legislación vigente.

Han recordado, asimismo, que la exigencia de que las piezas ibéricas cuenten con una brida de colores para precisar cuál ha sido la alimentación de los cerdos y su grado de pureza racial data de 2014, por lo que la normativa no implica a las piezas de añadas anteriores entre las que se encuentran las investigadas.

Desde el Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona) han confirmado la existencia de una investigación abierta a productos ibéricos, pero también a otros como el aceite, dentro de una operación de inspecciones anuales rutinarias llamada Opson.

El objetivo de la misma es detectar “bebidas y alimentos falsificados o que no cumplen los requisitos mínimos de calidad”, y entre los alimentos controlados se encuentran los ibéricos.

Los jamones de Comapa investigados fueron distribuidos por el grupo Carrefour, cuyos portavoces han señalado a Efeagro que están colaborando y facilitando “toda la información requerida a la administración”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here