La economía familiar se puede ir recuperando gracias a un banco… de huertas

0
6

    La actuación se enmarca dentro de las actividades de dinamización en el  medio rural del Proyecto Piloto “De mayor a menor” y tiene como objetivo principal la recuperación de tierras abandonadas o en desuso como actividad que  trae consigo la recuperación de cultivos tradicionales, de paisajes hortícolas antes tan comunes en todos nuestros pueblos, de tradiciones y saberes agrarios que nunca quedaron escritos y que permanecen en la memoria de nuestros mayores,

    El Proyecto “Banco de Huertas”, que se desarrollará en la zona centro de la provincia aunque también se ha extendido a otras zonas, está dirigido por un lado a los propietarios de terrenos públicos o privados que quieran que dichos terrenos sean puestos en producción de nuevo, siempre con fines agrarios y por otro a demandantes en busca de un lugar dónde cultivar un huerto, poner un gallinero o cualquier otra labor agraria, mediante su inclusión en un banco de datos que pone en contacto a demandantes y propietarios haciendo una labor de mediadores para asegurar las condiciones de cesión o arrendamiento que se pactaran entre las partes interesadas.

El sector hortícola en auge

    Aprovechando la situación actual de falta de empleo, existe una tendencia de vuelta a los sectores primarios como apoyo a la economía familiar, por lo que el emprendimiento en labores hortícolas es una actividad en auge, y actualmente existen varias tierras de diferente extensión y potencial en el banco repartidas por municipios como Santiuste de Pedraza, Armuña, Cantimpalos, Muñoveros, Navalmanzano o El Cubillo.

     Una alimentación de calidad es uno de los temas que más preocupan, los actuales sistemas de producción de alimentos se ocupan más de la cantidad que de la calidad y del aspecto de los alimentos más  que de sus propiedades nutricionales.

    Las verduras y hortalizas que se obtienen en los pequeños huertos de autoconsumo proporcionan calidad y recuperan el sabor de lo “antiguo”, los huevos de gallinas “de verdad” son un lujo para el paladar.

     Con proyectos como el Banco de Huertas, financiado por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y el FEADER, se pone en contacto a diferentes generaciones, ya que la mayoría de los pobladores del medio rural son de edad avanzada, la incorporación de jóvenes en tareas agrarias asegura la permanencia y renovación de saberes tradicionales locales que son muy valiosos para alcanzar un buen fin.