En el Instituto cervantes de Tokio se reunió este jueves 7 el mejor cacao del mundo, originario de Latinoamérica, con el fin de dar a conocer tanto la excelencia de su calidad como su aspecto histórico. El acto tuvo lugar de cara a las celebraciones de San Valentín, la época en la cual se multiplica de forma significativa la cantidad del consumo de chocolate en Japón, dada la costumbre de que las mujeres regalan chocolates a los hombres. En esta ocasión participaron las embajadas de 12 países latinoamericanos, unidas y así siendo más fuertes en la promoción de sus productos.

Para acercar el público japonés más a este alimento, la programación incluía una charla por Chieko Banno, experta de chocolate, seguida por una demostración de la preparación de bombones por el chef Koji Tsuchida y una degustación del chocolate latinoamericano. Además se exponen unas fotos de los paisajes latinoamericanos en las cuales se descubren lugares donde se cultivan las plantas de cacao.

Chieko Banno, que fundó su compañía del chocolate artesanal Dandelion Chocolate en 2010, comenzó su charla en el Instituto Cervantes de Tokio con la pregunta “¿Qué es chocolate?”, siguiendo con la explicación de la historia, el proceso de la fabricación del chocolate a partir del cacao, así como las variedades del cacao que hay.

En sus productos utiliza principalmente el cacao de Latinoamérica, igual que el chef Tsuchiya, quien enfatizó la alta calidad del cacao de la región. Actualmente Latinoamérica sigue siendo la principal proveedora de variedades de cacao de primera calidad y los cacaotales representan auténticas formas de vida en la región cuyos habitantes han logrado salvaguardar a lo largo del tiempo.

En Japón el consumo del chocolate es elevado, con aproximadamente 280.000 toneladas cada año, y la cifra ha aumentado por casi 20 por ciento en los últimos 5 años. El mes en el que más chocolate se consume es sin duda febrero, cuando las mujeres aprovechan la ocasión del San Valentín para regalar chocolates a los hombres. El consumo de este mes es tres veces más que el promedio mensual, y seis veces más que el verano cuando más baja la cantidad de consumo.

También cabe destacar que los japoneses son apasionados por “craft chocolate”, o el chocolate artesanal, y cada año abarrotan las ferias de chocolates artesanales en busca de los productos creativos y de alta calidad. Según cuenta Jerome de Oliveira, artesano de chocolate francés, Japón es el único país donde los artesanos como yo somos tratados como estrellas de rock o santos, como los bomberos que son héroes en Francia.

Este acto que tuvo lugar en el Instituto Cervantes de Tokio no fue una excepción: el local lleno de los participantes demostró cómo el chocolate triunfa en el país. Tras la charla y la demostración, se pudo degustar diferentes chocolates y bebidas hechas con el cacao de Latinoamérica en la sala de la exposición fotográfica en la cual se montaron los bloques de cada país participante con sus propios productos, creando así una oportunidad única para conocer con más profundidad el producto que se consume diariamente en el país.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here