La expansión de plantaciones de soja, principal amenaza de los bosques paraguayos

0
9

   El titular de ese organismo reconoció que el contrabando de madera y la tala ilegal de bosques existen en el país.

    También recordó que el Gobierno paraguayo declaró de "interés nacional" la reforestación y que a través del Banco de Nacional de Fomento y el Ministerio de Hacienda se han "liberado" dos millones de dólares para planes de reforestación.

    La gerente de Conservación del Fondo Mundial de la Naturaleza (WWF en su siglas en inglés), Margarita Mieres, dijo a Efe que el avance de la agricultura mecanizada y, específicamente, el cultivo de soja, es "el problema más grande" de los bosques paraguayos.

    Mieres recordó que WWF realiza una campaña de recogida de firmas para exigir una prórroga de la ley de "deforestación cero", vigente desde 2004 y que expira el próximo mes de diciembre.

    Desde que se impuso por ley la "deforestación cero", se redujo la pérdida de bosques a 5.703 hectáreas en los primeros ocho meses de 2012, frente a las 110.000 de 2002 o la tala récord de 1986, cuando se perdieron 289.000 hectáreas, según datos de la ONG.

    La ley se encuentra actualmente en el Senado para su tratamiento en comisiones, con el fin de definir si es extiende su vigencia, y ya la han dictaminado en forma favorable. Ahora está pendiente el visto bueno de la Comisión de Legislación, Codificación, Justicia y Trabajo para que el borrador de ley se lleve a sesión a plenaria.

    La gerente de Conservación de WWF resaltó que las zonas más afectadas por la deforestación ilegal son la reserva del Bosque Atlántico del Alto Paraná y la región del Chaco.

    Los casi 9 millones de hectáreas de bosques que Paraguay tenía en 1950 se redujeron a 1,3 millones en 2004, cuando el país tenía el mayor rango de deforestación de América y el segundo del mundo, según WWF.

    Cada 5 de junio se celebra el Día del Medioambiente, fecha que se conmemora desde el año 1972 para llamar a la reflexión sobre temas ambientales y al desarrollo sostenible.