La facturación de la industria alimentaria sube un 8 % interanual en mayo

0
8

EFE.- Según el Índice de Cifras de Negocios de la Industria (ICN), publicado hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE), la cifra de negocios de la fabricación de bebidas, por su parte, ha registrado una subida interanual del 6,2 % en quinto mes del año, con lo que su evolución anual se sitúa en el 2,9 %.

Por lo que respecta a la industria del tabaco, el INE precisa que su facturación se redujo un 15,2 % interanual en mayo, lo que le permite acumular un decrecimiento medio del 18,3 % desde el pasado mes de enero.

Según el ICN, la cifra de negocios de la fabricación de productos de molinería, almidones, amiláceos y alimentación animal experimentó un aumento del 28,3 % respecto al mismo mes de 2010, y su promedio desde el comienzo del año se situó en el 24,3 %.

Incluyendo este último apartado, la facturación de la industria de la alimentación elevó su progresión interanual un 11 % en mayo y ofrece un crecimiento medio en los cinco primeros meses de 2011 del 7,9 %.

En cuanto al Índice de Entradas de Pedidos en la Industria (IEP), dado a conocer hoy también por el INE, el de la industria alimentaria -excepto productos de molinería y alimentación animal- aumentó en mayo un 9 % interanual, con lo que acumula una subida del 6,2 % en lo que va de ejercicio.

En la fabricación de bebidas, la entrada de pedidos ascendió un 5 % respecto al mismo mes del año anterior (+3,1 % en lo que va de año), mientras que en la industria del tabaco cayó un 15,2 % (-18,3 % desde el inicio de 2011).

La entrada de pedidos en la fabricación de productos de molinería, almidones, amiláceos y alimentación animal se incrementó en el quinto mes del año un 29,1 % interanual, y acumula un repunte del 25,3 % en lo que va de año.

En general, la industria española facturó en mayo un 8,1 % más respecto al mismo mes del año pasado, y la entrada de pedidos creció un 7,7 %.

Por destino económico de los bienes, la cifra de negocio aumentó en todos los sectores, a excepción de los bienes de consumo duradero, que disminuyeron un -11,6 %.

Entre las actividades que presentan una mayor repercusión positiva en el incremento del ICN figuran la coquería y refino de petróleo, con una variación anual del 21,9 %, mientras que la mayor repercusión negativa la registra la fabricación de productos electrónicos de consumo, -74,7 %.

Por lo que respecta a la entrada de pedidos, el segmento que experimentó un mayor avance fue el de energía (22,3 %), seguido de bienes intermedios (9,3 %) y bienes de consumo no duradero (6,9 %), en tanto que los bienes de consumo duradero registraron un descenso del 11,6 %.