La falta de gestión de la pesca de tiburón pone en riesgo su supervivencia

0
13

EFE.- Álex Bartolí, el coordinador político en España del grupo, una alianza de más de cien organismos conservacionistas de todo el mundo, precisó, sobre esta convocatoria, que los tiburones no son un peligro en los mares y su desaparición representaría una tragedia para la biodiversidad.

Él mismo inaugurará la celebración de la Semana Europea del Tiburón en España con una inmersión en el tanque de esos escualos en el zoológico de Madrid, el próximo sábado, para dejar el mensaje claro: "no son animales peligrosos", ya que solo 10 de entre las 1.500 especies de tiburones son potencialmente peligrosas.

"Ese malentendido se alimenta directamente de la película "Tiburón", de Steven Spielberg, y él mismo -aseguró- se ha disculpado", dijo a EFEverde Bartolí, responsable de la campaña en marcha para garantizar la supervivencia de estos grandes depredadores de los océanos "piezas fundamentales en la regulación y el equilibrio de las cadenas alimentarias marinas".

España, precisó, es el país de la Unión Europea que más tiburones pesca, con el 50% de todas las capturas de la zona, con especial predilección por especies como la tintorera (Prionace glauca), entre el 80 y el 85 %, y el marrajo (Isurus oxirynchus), cerca del 10%, ambos bajo observación de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

La UICN ha calculado que hasta un 40% de las especies de tiburones, rayas y quimeras del Mediterráneo y el 30% de las del Atlántico noreste están amenazadas.

Desde 2011, y por primera vez, se incluyen tiburones y rayas en el listado de especies silvestres en régimen de protección especial como el tiburón peregrino (Cetorhinus maximus), martillo (Sphyrna y Eusphyra) y zorro (Alopias).

El problema se acrecienta con la proliferación de una práctica pesquera conocida como aleteo ("finning"), por la que se despoja a las piezas pescadas de sus aletas, aún en alta mar, y se arroja al agua el resto del cuerpo, explicó Bertolí.

El dispar precio de las aletas (hasta 400 euros el kilo) y el resto de la pieza (entre 5 y 10) provoca que en los pesqueros se prefiera almacenar solo aquello que resulta rentable en mercado, lo que supone un derroche de hasta un 98 por ciento del animal", agregó.

"Nuestra propuesta es que se obligue a descargar el animal completo y que no se despiece hasta llegar a la lonja, sin permisos especiales, como los que ahora otorgan España y Portugal para desembarcar por separado cuerpos y aletas", indicó el portavoz de "Shark".

La Semana Europea del Tiburón se celebra desde 2006 en todas las capitales europeas.