La falta de lluvias complica el desarrollo cerealístico en Navarra

0
13

EFE.- Las cebadas se encuentran en plena formación y maduración del grano y los trigos, algo más atrasados, ultiman la floración y entran en la formación del fruto, por lo que, si no llueve en breve, el potencial productivo de estos cultivos en estas zonas se va a ver seriamente mermado, según ha informado hoy el Gobierno foral.

En cotas más septentrionales (Navarra Media, Tierra Estella, Cuenca de Pamplona y Pirineos), las expectativas del cereal cambian para mejor, ya que los cultivos presentan un buen potencial y los suelos tienen pequeñas reservas hídricas, si bien serán necesarias nuevas precipitaciones en breve para garantizar el buen devenir de los cultivos.

En los cultivos alternativos de secano, se da por finalizada la siembra de girasol, que se ha realizado en buenas condiciones y fechas, con un aumento de la superficie dedicada a este cultivo.

En regadío, la falta de lluvias y las temperaturas facilitan las labores de siembra y plantación de cultivos de verano como maíz, girasol o tomate, en los que se aprecian buena nascencia e implantación del cultivo.

Los agricultores más madrugadores y las parcelas de cultivo ecológico ya se están sembrando en los tradicionales parajes de Arguedas y Murillo las Limas, según el Ejecutivo que ha apuntado que los resultados que se están consiguiendo en la cosecha de espinaca de invierno son muy satisfactorios.

El buen estado del cultivo en muchas parcelas en la zona de Funes está favoreciendo el desarrollo del rebrote para un segundo aprovechamiento.

Además, esta semana ha comenzado la recolección de las habas verdes para la industria congeladora, con resultados, en estas etapas iniciales, irregulares y rendimientos en los dos extremos de la horquilla.

Hay parcelas con rendimientos muy buenos, en torno a los 2.000 kilos por hectárea de grano y otras que apenas rebasan la mitad de esta producción.

La alcachofa está en el punto álgido de la recolección y su destino mayoritario es la industria conservera y congeladora, en detrimento de un mercado en fresco, en clara atonía.

La suavidad de las temperaturas está favoreciendo, tanto el desarrollo del cultivo como la calidad del fruto.

También está en pleno apogeo la recolección del espárrago, con muy buenos índices de calidad y cantidad, si bien permanecen las incertidumbres sobre el precio y duración de la campaña.

En los invernaderos, se ha comenzado a cortar los tomates de cultivo hidropónico y calefactado, según la citada fuente que indica que el mercado está absorbiendo relativamente bien estas primeras partidas.

En los invernaderos con cultivo al suelo, han cuajado los dos primeros ramilletes y se emite la flor en el tercero.

El número de frutos y su desarrollo es satisfactorio.