La FEV celebra el fin de las investigaciones comerciales de China el vino

0
1

    Desde la FEV, su secretario general, Pau Roca, ha destacado que se trata de “un acuerdo privado entre sectores”, en el que la propia Federación, como miembro del Comité Européen des Enterprises Vins (CEEV), ha jugado un papel clave, no solo informando y asesorando en todo momento a las empresas españolas implicadas en el proceso, sino también aportando la posición de las bodegas españolas durante todo el proceso de negociación.

Un "orgullo" haber contribuido a la solución del conflicto

     En este sentido, considera un “orgullo” para la Federación haber contribuido a la solución del conflicto, al tiempo que ha subrayado el papel del conjunto de las bodegas españolas que “se han volcado” en este proceso, liderados por la FEV.
En concreto, ha destacado el papel de las empresas españolas voluntarias que fueron seleccionadas para cooperar con las autoridades chinas.

    Por un lado, Félix Solís Avantis y Cherubino Valsangiacomo, que colaboraron en la investigación antidumping y antisubvención y, por otro, Domecq Wines España, Abadía Retuerta, Finca Loranque y Vinícola de Tomelloso, que fueron elegidas para analizar el daño producido a la industria china. Al respecto, el secretario general de la FEV ha instado al sector a “valorar el gran trabajo y esfuerzo económico” que ha supuesto la colaboración de estas empresas en beneficio de toda la industria. Félix Solís Yáñez, presidente y consejero delegado de Félix Solís Avantis y vicepresidente de la FEV, ha señalado que el acuerdo “pone fin a una situación muy incómoda que se estaba viviendo entre Europa y China y por tanto esta solución puede ser una ventaja competitiva para los vinos europeos en China frente a otros países, lo cual es una buena noticia para el sector”.

Un "susto muy grande" en plena vendimia

     Por su parte, Carlos Valsangiacomo, director general de Cherubino Valsangiacomo, ha afirmado que el inicio de las investigaciones “fue un susto muy grande y llegó en el peor momento” para su empresa, coincidiendo con la época de vendimias. Sin embargo, “gracias al trabajo de las bodegas que hemos colaborado en la investigación, apoyados por la FEV, se ha podido solucionar un conflicto cuyas consecuencias podían haber sido muy graves para todo el sector”.

    En este sentido, se ha mostrado satisfecho de que el asunto se haya cerrado sin repercusiones en un mercado con un gran número de consumidores potenciales. Para el CEO de Domecq Wines (ahora Pernod Ricard Wine Makers) y vicepresidente de la FEV, Christian Barré, la noticia es excelente y con ella termina un periodo de incertidumbre sobre el mercado chino “al que hemos dedicado muchos esfuerzos y que tiene un enorme potencial”.

    Se pone de manifiesto, igualmente, que entre sectores profesionales se habla el mismo idioma y se puede convertir en oportunidad lo que comenzó como una crisis comercial.

    Por último, el director general de Abadía Retuerta, Enrique Valero, ha apuntado que el acuerdo supone una doble satisfacción: “en primer lugar por la retirada de las quejas, que no deja duda de que nuestras prácticas comerciales son correctas en todo momento y se basan principalmente en la calidad de nuestros vinos y, en segundo lugar, por constatar el hecho de que trabajando coordinados y asesorados por la Federación Española del Vino así como con las administraciones públicas se alcanzan acuerdos que nos benefician a todos.

Respiro para el sector y las bodegas inspeccionadas

    Por su pare, el gerente de la bodega Cherubino Valsangiacomo, Carlos Valsangiacomo, ha reconocido que si China hubiese llegado a imponer mayores aranceles al vino, "hubiera sido un golpe muy duro para las exportaciones" españolas.

    Así lo ha destacado el responsable de esta bodega de Godelleta (Valencia), una de las elegidas por el Bureau of Fair Trade for imports and Exports (BOFT) chino en su reciente investigación antidumping y antisubvención a vinos europeos -al seguir criterios de mayor volumen de exportación-, proceso que finalmente se ha saldado con un acuerdo entre las autoridades del país asiático y UE.

    El ministro del ramo, Miguel Arias Cañete, confirmó el viernes que se había desbloqueado el conflicto, y este lunes día 24 hizo lo propio el Ministerio de Comercio de China.   

    "Para nosotros ha sido un proceso largo duro y en un mal momento. Las exigencias de información (por parte de las autoridades chinas) eran draconianas", ha recordado Valsangiacomo.

    Sin embargo, se congratula de que, "si al final han llegado al acuerdo y eso ha servido de beneficio para todo el sector, creo que podemos decir que todo ha tenido un final relativamente feliz".

(Foto: Archivo clubsommelier.blogspot.com)