La fractura hidráulica pone en peligro la calidad del agua, dicen ecologistas

0
10

EFE.- El documento, que presentan en víspera de una votación del Parlamento Europeo sobre la práctica de esta técnica, deja patente los riesgos ambientales y para la salud que entraña el "fracking", entre los que destacaron la contaminación del agua por productos químicos altamente tóxicos.

Según el responsable de Agua de Ecologistas en Acción, Santiago Martín, "más del 30 % de la población española (14 millones de personas) se abastece de acuíferos" ubicados en municipios donde se quiere llevar a cabo esta práctica.

La fractura hidráulica consiste en perforar verticalmente y a gran profundidad un pozo en el subsuelo atravesando los acuíferos existentes, hasta llegar a la capa de roca donde se encuentra el gas.

Al inyectar agua mezclada con arena y sustancias químicas a gran presión, se fractura la roca y se libera gas no convencional, que se aloja generalmente en rocas de pizarra y esquicio.

Según Martín, alterar los acuíferos por el "fracking" provocará una contaminación irreversible que se puede prolongar cientos de años.

El documento de Ecologistas en Acción confirma que el 80 % de los permisos de investigación solicitados o ya concedidos en España para llevar a cabo la fractura hidráulica, se localizan sobre acuíferos, como las lagunas de Ruidera en Ciudad Real o las Merindades en Burgos.

Más de la mitad de estos acuíferos son de tipo calcáreo o carbonatado -ha explicado a EFEverde Martín-, los cuales resultan especialmente sensibles a los productos químicos que contiene el fluido que se inyecta en la tierra.

Con el fin de solicitar la derogación de todos los permisos de "fracking" concedidos en España y que no se autoricen nuevos, el grupo ecologista ha remitido su informe a los ministerios de Industria y Medio Ambiente, a las Confederaciones Hidrográficas, gobiernos regionales y a todos los grupos parlamentarios del Congreso de los Diputados.

Ecologistas en Acción ha solicitado también a los eurodiputados españoles que rechacen uno de los dos informes que se someterán mañana a la evaluación parlamentaria en Bruselas, el que rechaza la práctica por contaminante.

De los dos informes que estudia el Parlamento Europeo, uno se hace eco de los preocupantes impactos ambientales, climáticos y para la salud que conlleva la técnica y otro expone sus ventajas y la presenta como una fuente de energía limpia.

El portavoz del área internacional de Ecologistas, Samuel Martín, recalcó que el segundo documento "frivoliza los impactos y magnifica los beneficios económicos" del "fracking", que ya se practica en Australia y Estados Unidos, pero se ha prohibido por ley en Francia y Bulgaria.